En la imagen, el club de alterne donde se desarrolló la operación. ABC

Nuevo golpe policial a la prostitución de mujeres inmigrantes, ahora en Córdoba

La Policía detuvo en la madrugada del pasado viernes, en una redada en el club «Scandalo», de La Carlota (Córdoba), a 22 personas implicadas en la prostitución de mujeres inmigrantes, entre ellas al encargado del local. El director general de la Policía, Juan Cotino, explicó ayer los detalles de la operación, realizada en coordinación con otras llevadas a cabo en distintas provincias.

CÓRDOBA. Laura Aramburu
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

CÓRDOBA. Laura Aramburu

Funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaria de Córdoba han asestado un nuevo golpe a la explotación de inmigrantes ilegales a través de la prostitución. En una redada policial llevada a cabo en el club «Scandalo», de La Carlota, uno de los de mayor actividad en Córdoba, la Policía identificó a 58 personas y culminó la operación con la detención de 22 de ellas, entre las que se encontraba su encargado, según explicó el director general de la Policía, Juan Cotino.

El local «Scandalo» viene siendo objeto de especial seguimiento por parte de la Policía y no era la primera vez que ésta actuaba en él. Así, tras detectar los agentes la masiva llegada de mujeres extranjeras, y tras una investigación, fue intervenido el pasado día 19. El club, que está dado de alta como hostal, es propiedad de la empresa «Exploharias, S.L.», que cuenta con otro establecimiento de similares características en Málaga. Entre ambos existía un frecuente tránsito de mujeres con el que sus dueños pretendían eludir la acción policial, según el comisario jefe de Córdoba, Diego Márquez. Su actividad «oficial» como local de hostelería es una artimaña más para ocultar su verdadera actividad.

Las mujeres identificadas procedían fundamentalmente de Ecuador, Rumanía, Colombia, Rusia y Brasil, entre otros países. Entraron en España como turistas y, pasado el periodo de estancia legal, se encuentran en situación de irregularidad. Durante el registro, muchas de ellas afirmaron ejercer la prostitución de forma voluntaria -algo que no es delito-, mientras que otras aseguraron que actuaban bajo coacciones para poder saldar una deuda millonaria que habían contraído con las redes que las habían traído a España. J.R.A.L., de 44 años, ha sido detenido como presunto autor de delitos contra el derecho de los trabajadores y relativos a la prostitución. Sin embargo, se trata sólo de un «testaferro» de una red de prostitución que, «una vez que cae, es sustituido por otro», según explicó Cotino. La operación se inscribe en una actuación coordinada de la Brigada de Extranjería y Documentación de esta ciudad y las de Bilbao, Oviedo, Barcelona, Valencia, Murcia y Madrid, en las que desde el pasado día 11 se ha detenido a más de 250 mujeres.