No hay delito: sigue en coma la testigo de Jehová que plasmó en su testamento que no quería transfusiones

Los médicos aragoneses defienden el trabajo de los facultativos que asisten a la joven. El presidente del Colegio de Médicos de Huesca, José Borrel, asegura que hay que respetar la voluntad del paciente

Madrid / HuescaActualizado:

El presidente del Colegio de Médicos de Huesca, José Borrel, defendió ayer que los profesionales del Hospital San Jorge de la capital altoaragonesa, Huesca, «han actuado como debían» en el caso de la joven de 20 años testigo de Jehová que se encuentra en estado crítico en este centro y que rechazó en su testamento vital las transfusiones de sangre. Esta persona está ingresada en la UCI, en coma inducido.

En declaraciones a Europa Press, el presidente del Colegio de Médicos de Huesca, José Borrel, ha observado que la voluntad de un paciente mayor de edad «con un documento de voluntades anticipadas es ley» y se debe respetar la autonomía y decisión de ese paciente.

«Tenemos, por nuestro código deontológico, la obligación de poner todos los medios posibles para preservar la salud de las personas, pero ese documento lo tenemos que respetar», aseveró. Al entrar en conflicto la obligación de estos profesionales con el deseo de la paciente, se comunicó la situación a la autoridad judicial para que tomara una decisión y también los jueces «tienen que respetar la ley» y la voluntad de la joven.

Borrel ha observado que en otras ocasiones surgen situaciones así, pero «si es un adulto mayor de edad con un documento firmado, eso va a misa», ha comentado, al señalar que se debe a una creencia religiosa aunque en este caso existe «discrepancia» en el seno de la familia de la joven que, al parecer, no está de acuerdo con su decisión. «Son situaciones que se dan y hay una ley que hay que respetar, otra cosa es si se está de acuerdo o no».

En todo caso, para los médicos es «muy frustrante». «Lo mejor que podemos hacer es dejarles trabajar y no agobiarles, ellos en todo momento saben lo que tienen que hacer, pero es frustrante estar toda la vida estudiando para salvar vidas, que tengas el remedio a tu disposición y que no te permitan usarlo», ha lamentado.

Según publica el periódico «Heraldo de Aragón», al parecer la joven tuvo que ser intervenida quirúrgicamente y su estado se agravó con una peritonitis. Debido a las complicaciones surgidas en la operación, se le tuvo que provocar el coma.

La paciente explicitó en su testamento vital que, por motivos religiosos, rechaza las transfusiones de sangre y los médicos tuvieron que respetar su decisión

La paciente necesita de una transfusión de sangre, pero se encuentra inconsciente y, además, en su testamento vital se indica que, por motivos religiosos, rechaza las transfusiones de sangre, por lo que los médicos han tenido que respetar su decisión.

Además, el juzgado de guardia de Huesca ha dictado un auto al respecto en el que se indica que no se está cometiendo ningún delito, dado que la Ley de Autonomía del Paciente reconoce los derechos de la persona que está enferma a que se respete su voluntad reflejada en su testamento vital en cuanto a su rechazo a someterse a ciertos procedimientos médicos.