La huelga no ha vaciado las aulas. Una madre lleva a su hija al colegio, esta mañana en Madrid - jaime garcía
huelga en educación

Aulas casi llenas a pesar de la «huelga de padres»

El Ministerio de Educación cifra el seguimiento en el 23 %; los convocantes sostienen que ha sido superior al 80 %

josé grau
madrid Actualizado:

A las 9:45 el ambiente era normal, como el de todos los días, en el IES (Instituto de Enseñanza Secundaria) San Isidro de Madrid, uno de los clásicos y de renombre de la ciudad, situado en centro de la capital, a pocos metros de la Plaza Mayor. ABC ha hablado con un representante de la institución. En ese momento todavía no estaba en condiciones de dar datos exactos, pero la mayoría de los alumnos estaban dentro de las aulas y, desde luego, todos los profesores.

A las 10:00, cerca del San Isidro, en la Plaza de la Cebada, en la parcela de la antigua piscina municipal, José Luis Pazos, portavoz de CEAPA (la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos), con algunas madres y padres de los centros públicos de la zona, acompañados de sus hijos, daba una conferencia de prensa. La CEAPA se ha unido hoy a la huelga en Educación, el tercer día de protesta en España, por «los recortes en Educación» y por el estilo de gobierno y el sesgo que el ministro, José Ignacio Wert, está imprimiendo a la reforma educativa.

En la Plaza de la Cebada no había ni muchos padres ni muchos alumnos. Sí muchos periodistas. En cualquier caso, José Luis Pazos ha considerado, al margen de la guerra habitual de cifras, que la huelga era ya un éxito, porque se había hablado de ella y la educación había pasado a ser un asunto importante en los medios de comunicación, de tal manera que la sociedad española empezaba a ser consciente de lo que ocurría. Ha condenado el asalto ayer a un colegio de los Salesianos en Mérida, pero un hecho aislado, ha subrayado, no podía hacer olvidar el meollo de la cuestión. Ha pedido una vez más «la dimisión de Wert», que «está ya completamente desautorizado». «Es un error circunstancial de la educación española», ha afirmado.

Los niños jugaban a la pelota en un improvisado campo de fútbol. Había música. Había letreros: «Se han cargado a un maestro, profesor de apoyo», decía uno.

Silvia Casado Arenas, una madre del Colegio Público Nuestra Señora de La Paloma, con la camiseta verde, se quejaba de la poca atención que el ministerio prestaba a la educación pública.

«Los recortes van a tener unas consecuencias inaceptables y por eso hemos venido», afirma Luis, y otro padre, Álvaro, insiste: «Yo añadiría también el recorte de la becas para los libros y para comedor. Con mi niño, de segundo de Primaria, nos hemos tenido que gastar 180 euros en los libros y hay familias que no pueden pagarlo». Son padres igualmente del Colegio Público Nuestra Señora de la Paloma.

A las 11:00, ABC visita el IES Cardenal Cisneros, a tiro de piedra de la Plaza de España. Aquí hizo el bachillerato Ramón Menéndez Pidal. El clima es muy tranquilo pero la dirección del instituto parece que tiene miedo. El director no está dispuesto a hablar con el periodista, ni delega en nadie la misión de decir cómo ha sido el seguimiento de la huelga. Así que del Cisneros solo se puede sacar la impresión de que hay muchos alumnos y profesores, pero nada más. Un empleado nos invita a abandonar el recinto, porque «no está permitido quedarse en él si no se es alumno».

A las 11:30, ABC se acerca al IES Lope de Vega. Es también un centro público, como los anteriores. Es también uno de los institutos «clásicos», en otros tiempos muy célebres, de Madrid, como el Cisneros y el San Isidro. En el Lope de Vega, al contrario que en el Cisneros, la apertura es total. La directora, Esmeralda García Sánchez, profesora de Filosofía, tiene datos precisos: «De 740 alumnos, han faltado 390». No se ha ausentado ningún profesor. García Sánchez apunta que su establecimiento tiene la media de abandono escolar en España (26%), pero acota que no se recapacita sobre el punto de partida, es decir, el ambiente familiar de los chicos de un determinado colegio. En el Lope de Vega hay muchos de procedencia extranjera. Hoy, en el Lope de Vega, la sensación es de gran paz. No hay incidentes y todos los profesores trabajan como un día cualquiera del curso escolar.

A las 13:27, el Ministerio de Educación comunica que la participación en la huelga había sido del 23%. CEAPA, poco después, subrayaba que el seguimiento es «mayoritario», «superior al 80 %».