Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

Un hombre acepta siete años y medio de cárcel por haber dejado embarazada a su hija menor de edad

En el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Palma se ha acordado también que el progenitor no pueda acercarse o comunicarse con la víctima durante 10 años

Palma de Mallorca Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un padre ha aceptado en un juicio celebrado este jueves en la Audiencia Provincial de Palma una condena de siete años y medio de cárcel por haber abusado y haber dejado embarazada a su hija, que en el momento de los hechos tenía 15 años de edad. El acusado, de 38 años, ha reconocido los hechos, que además han sido confirmados por la víctima a través de videoconferencia.

La Fiscalía pedía inicialmente 13 años de prisión para el hombre, al que le atribuía dos delitos, uno continuado de abusos sexuales a una menor y otro delito continuado de quebrantamiento de condena. Finalmente, ha habido un acuerdo entre todas las partes, al haberse apreciado la circunstancia atenuante muy cualificada de confesión. El progenitor se había entregado en dependencias policiales en abril del pasado año y desde entonces ha permanecido en prisión provisional.

Esta será la segunda condena para este hombre, quien ya en 2015 había sido condenado por vez primera a dos años de prisión por abusos a la misma hija. Aquel fallo también incluía la prohibición de que dicho padre pudiera comunicarse con su hija durante cinco años. Esa primera condena fue suspendida de manera provisional por un periodo de cuatro años.

Tras haber vuelto a abusar nuevamente de su hija, el hombre ahora deberá cumplir finalmente esa primera pena de cárcel, por lo que en total permanecerá nueve años y medio en prisión. Además, se le privará del derecho de la patria potestad por un tiempo de tres años y no podrá acercarse ni comunicarse con su hija durante 10 años.

Los hechos que han dado lugar a la segunda condena sucedieron durante las vacaciones de verano y navideñas de 2017. En aquellas fechas, el progenitor acudió al domicilio en el que vivía entonces su hija, ubicado en un pueblo de Mallorca. En aquellas visitas, el padre besó a su hija adolescente, le hizo tocamientos y mantuvo relaciones sexuales con ella, que provocaron que quedase embarazada.