Polémica en Andalucía por una campaña contra la violencia de género que muestra a mujeres sonriendo

La empresa de publicidad matiza que las fotografías salieron de un banco de imágenes como se hace en cualquier otra iniciativa de este estilo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La campaña de concienciación contra la violencia de género se presentó el pasado día 29 de julio, y ya está en boca de todos. La Junta de Andalucía quería poner el acento sobre las mujeres que sobreviven al maltrato y en la esperanza de librarse del agresor si se denuncia, según explicó el Gobierno andaluz durante su presentación. Pero a cambio se está llevando un buen número de críticas porque las mujeres salen sonriendo junto al lema: «Ella ha sufrido malos tratos, pero la vida siempre es más fuerte. Denuncia, vive, llama al 016».

Ante las críticas a la campaña, que tiene un coste de 1,2 millones, la agencia de publicidad ha aclarado que las mujeres que aparecen no han sufrido realmente malos tratos y son actrices escogidas de un banco de imágenes, algo que, según asegura, se hace en cualquier otra iniciativa de este estilo. Conzeta Publicidad considera en un comunicado que «hubiera sido una irresponsabilidad utilizar mujeres reales que han sufrido malos tratos, ya que se hubiera puesto en peligro su seguridad».

Las mujeres aparecen sonriendo porque el objetivo es dar un mensaje «positivo», según la empresa de publicidad, que defiende que transmitir esa idea de esperanza «también es efectivo y llega al público».

La Junta de Andalucía ha salido este lunes en defensa de su campaña contra la violencia machista al sostener que no frivoliza el drama de las mujeres y ha denunciado que las críticas del PSOE y Adelante Andalucía pretenden «arañar un puñado» de votos.

En las redes sociales, tanto el presidente andaluz, Juanma Moreno (PP), como el vicepresidente, Juan Marín (Cs), y la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz (Cs), han salido al paso de las críticas contra la campaña lanzadas por el PSOE y Adelante Andalucía, que han pedido su retirada y explicaciones en el Parlamento.

«Frívola»

El PSOE calificó de «frívola» las imágenes de mujeres sonrientes en la campaña, mientras Adelante Andalucía cree que el Gobierno bipartito andaluz del PP y Cs es «rehén de la extrema derecha» y se pone de relieve la «influencia» que le ejerce Vox así como su «banalización» de la violencia machista.

Además, la secretaria de Acción Institucional de Podemos Andalucía, Maribel Mora, ha ironizado sobre el contenido de la campaña en rueda de prensa al asegurar que no trata la violencia de género como tal, sino que parece una campaña de «sonríe mientras denuncias», y ha instado a la Junta a dar explicaciones en el Parlamento regional.

Por su parte, el presidente andaluz ha defendido la campaña al asegurar que no frivoliza el drama de las mujeres y ha censurado que los partidos de la oposición pretenden «arañar un puñado» de votos.

En su cuenta de Twitter, Moreno ha asegurado: «El Gobierno que presido jamás frivolizará con un drama que muchas mujeres sufren en silencio y por el que más de mil han sido asesinadas. Si alguien cree que así arañará un puñado de votos, allá ella o él».

De «totalmente inaceptable» ha calificado el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, lo que considera utilización política de la violencia machista por parte de la oposición.

«No daremos ni un paso atrás. Acabar con esta lacra es nuestra prioridad», ha subrayado en su cuenta de Twitter en respuesta a las críticas recibidas.

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz, por su parte, ha ido un poco más allá al aseverar que las críticas «rompen» un acuerdo de Estado por una «descontrolada estrategia de oposición». Ruiz se ha declarado «estupefacta» ante la forma de actuar del PSOE contra la campaña y ha denunciado que «jamás nadie ha atacado de esta manera una iniciativa que busca demostrar que las mujeres pueden salir adelante, que hay futuro tras el calvario de la violencia de género».

El Ejecutivo andaluz está estudiando emprender acciones legales por la «manipulación» de los anuncios de la campaña, que -según la consejera- podría ser constitutiva de delito.