Imagen de archivo de una mujer embarazada - ABC

Un hospital de Barcelona logra el primer embarazo en el mundo de una mujer sin ovarios

El Sant Joan de Deu lleva a cabo la fecundación in vitro de una paciente de 31 años que perdió las gónadas a los 20

BARCELONA / MADRID Actualizado:

Un equipo de especialistas del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona ha logrado el primer embarazo del mundo en una mujer sin ovarios. La paciente, que ahora ha cumplido 31 años y apenas tenía 20 cuando le extrajeron las gónadas tras detectarle dos teratomas maduros (un tipo de tumor benigno de origen embrionario), podrá cumplir su sueño de ser madre después de que ginecólogos de este centro le autotrasplantaran con éxito parte del tejido ovárico que le extrajeron en el quirófano y guardaron durante diez años en un banco de tejidos.

El doctor Justo Callejo, jefe clínico del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y responsable del equipo que ha llevado a cabo la intervención, ha explicado que «no es la primera vez que se trasplanta tejido ovárico y se consigue un embarazo, pero sí es la primera vez que se logra en una mujer sin ovarios». Otra novedad importante es, según explicó, que se ha conseguido el embarazo con una técnica nueva que incorpora de forma pionera «la vascularización del tejido implantado».

En abril de 2001 la paciente, que prefiere mantener el anonimato, fue sometida a una resección de ovarios tras detectarle dos tumores, uno en el derecho y otro en el izquierdo. Los especialistas decidieron preservar parte del tejido ovárico que estaba en condiciones para implantarlo en un futuro si la paciente decidía ser madre. La petición les llegó diez años más tarde, el pasado junio. La mujer se sometió al reimplante ese mismo mes y unos meses más tarde recuperó la actividad ovárica. Estabilizado el ritmo hormonal, fue sometida a una estimulación ovárica y de la que se consiguieron tres ovocitos. Sólo uno de ellos acabó en embrión tras ser fecundado en el laboratorio con el semen de su pareja y posteriormente implantado con éxito.

Los médicos congelaron el tejido ovárico sano para trasplantarlo algún día

A día de hoy, hay trece bebés vivos, hijos de pacientes oncológicas que han nacido tras un trasplante de tejido ovárico, aunque el de hoy es el primero en el mundo en que la mujer no tenía ninguno de los dos ovarios.

El Hospital Sant Joan de Déu es pionero en la puesta en marcha del programa de trasplante de tejido ovárico para la preservación de la fertilidad en las pacientes afectadas de cáncer.

En los últimos años, los nuevos tratamientos de quimioterapia y radioterapia han permitido aumentar considerablemente la supervivencia de las mujeres jóvenes que sufren un cáncer, pero en muchos casos ha provocado la pérdida de la fundación ovárica y han puesto en peligro su capacidad reproductiva.

Para paliar esta situación, los médicos extraen a estas mujeres ovocitos o tejido ovárico, en función de la edad de la paciente y de la urgencia que requiere el tratamiento oncológico, antes de que reciban la quimioterapia, los congelan y guardan. Si la dona tiene pareja, también hay la posibilidad de fecundar estos ovocitos y congelar embriones.