Lo que plantea el debate en relación a los manteros es la legalidad de la venta ambulante ABC

Un edil del tripartito de Palma califica de «acción racista» la supuesta «campaña» contra los manteros

El pequeño y mediano comercio de Mallorca critica y rechaza las acusaciones del concejal, integrante de Podemos, partido que junto con el PSOE y MÉS gobierna en la capital balear

Actualizado:

Una de las principales patronales del pequeño y mediano comercio de Mallorca y de Baleares, PIMEM, ha rechazado con contundencia que criticar la venta ambulante obedezca a una supuesta «acción racista» en el marco de una presunta «campaña» contra los manteros. Dicha acusación fue hecha ayer jueves por un concejal del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Palma. Cabe recordar que en este mandato gobierna en la capital balear un tripartito conformado por el PSOE, MÉS y Podemos. En estos momentos, el alcalde es el ecosoberanista Antoni Noguera.

La controversia surgió después de que el regidor de Igualdad, Juventud y Derechos Cívicos del consistorio palmesano, Aligi Molina, de Podemos, hubiera publicado en su cuenta oficial de Twitter un mensaje en el que afirmó: «La campaña contra el top manta es simplemente una acción racista por construir un chivo expiatorio». En el mismo tuit, el edil añadía a continuación: «En la época de Amazon y Ali Express y con cada vez más grandes almacenes, ¿realmente alguien cree que el objetivo ha de ser lucharle las migajas a quienes solo buscan sobrevivir?».

En respuesta a ese primer mensaje, PIMEM le hizo una pregunta a Molina, también a través de Twitter: «¿Está usted llamando racistas a todos los profesionales que se ven perjudicados por el top manta?». La citada patronal recordó, en ese contexto, que «uno de los sectores más afectados» por la venta ambulante ilegal es el de los mercadillos artesanos, que están autorizados y cuyos integrantes son «ciudadanos del mundo en el mejor de los sentidos».

Controversia en Twitter

«Estoy llamando racistas a quienes lideran la campaña que engaña sobre lo que es la venta ambulante. Incluidos los partidos de derechas y algunos grandes medios de comunicación», respondió Molina a la patronal, apostillando: «A ver quién acaba sintiéndose aludido y por qué». Este segundo tuit del edil de Igualdad fue rápidamente contestado por PIMEM. Así, dicha patronal señaló, en relación a comerciantes, vendedores ambulantes y artesanos, que «todos ellos merecen un respeto y una solución». En ese sentido, según PIMEM, «tildar de motivaciones racistas sus reivindicaciones totalmente justificadas es algo que ni tan siquiera debería insinuarse».

Molina intentó zanjar la controversia con un último tuit. «Por supuesto. Siempre he defendido y defenderé a vendedores ambulantes, artesanos y pequeños y medianos comerciantes y, especialmente, a sus trabajadores», indicó el concejal, para concluir: «Pero los manteros no son el mal de esta sociedad: los expoliadores, los corruptos y grandes evasores fiscales, sí».

Cabe recordar que el pasado mes de julio el consistorio palmesano aprobó la nueva ordenanza reguladora del uso cívico de los espacios públicos, que sigue manteniendo la prohibición de la venta ambulante. Dicha ordenanza fija sanciones de entre 300 y 1.000 euros para ese tipo de venta, que es considerada una falta leve. Además, también prevé multar a los clientes que compren a los manteros. En la actualidad, los objetos que se venden en la calle son siempre requisados por la Policía Local.