Imagen de archivo
Imagen de archivo - EFE

Carolina del Sur ordena la evacuación obligatoria de 800.000 personas ante la llegada del huracán Dorian

Cerca de 200 hospitales y residencias serán también evacuadas, mientras que se pondrán a disposición de la población diversos refugios

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El gobernador del estado de Carolina del Sur, Henry McMaster, ha ordenado este domingo la evacuación obligatoria de 830.000 personas a lo largo de la costa ante la llegada del huracán Dorian, el segundo más potente de los registros históricos para el Atlántico.

Entre los condados afectados se encuentran Charleston, Berkeley, Dorchester, Beaufort, Colleton, Jasper, Georgetown y Horry, que podrían verse golpeados por las fuertescondiciones meteorológicas después de que el huracán tocara tierra en las islas Bahamas con rachas de viento de más de 350 kilómetros por hora. McMaster ha anunciado así que tanto los colegios como las instituciones públicas permanecerán cerradas este lunes en al menos ocho condados costeros debido a las órdenes de evacuación emitidas, tal y como ha informado el diario local The Post and Courier.

Cerca de 200 hospitales y residencias serán a su vez evacuadas, mientras que se pondrán a disposición de la población diversos refugios. «Con estos anuncios sabemos que no podemos hacer a todo el mundo feliz, pero podemos mantenerlos a salvo», ha asegurado el gobernador.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, ha indicado que Dorian tocó tierra en Cayo Elbow, en las islas Ábaco, como un huracán de categoría 5 con vientos máximos sostenidos de 295 kilómetros por hora. Millones de personas siguen con atención la trayectoria del huracán, ya que el CNH ha informado de un posible cambio de rumbo hacia el norte que evitaría que la tormenta golpeara con toda su fuerza la costa de Florida. Sin embargo, desde el CNH han advertido de que el impacto en tierra «sigue siendo una clara posibilidad».

Para la estadística queda el dato de que Dorian empata con Gilbert (1988) y Wilma (2005) y el huracán del Día del Trabajo de 1935 en el segundo lugar con 295 kilómetros por hora y solo por detrás de Allen (1980), que alcanzó vientos sostenidos de 300 kilómetros por hora.