La cápsula construida para rescatar a Julen, el niño que cayó a un pozo en Totalán
La cápsula construida para rescatar a Julen, el niño que cayó a un pozo en Totalán - ABC

Así es la cápsula para llegar hasta Julen

Tiene un diámetro de 1,05 metros por 2,5 metros de altura y está diseñada para dos personas con material

Sigue el directo del rescate de Julen, el niño atrapado en un pozo de Totalán (Málaga)

Actualizado:

Los trabajos para llegar hasta Julen, el menor de dos años que el pasado domingo cayó a un pozo de más de cien metros, son incansables. El Consorcio Provincial de Bomberos ha diseñado una «cápsula» o «ascensor» para poder bajar por el túnel vertical que se está perforando en Totalán (Málaga).

La cápsula ha sido forjada a lo largo de esta semana por un herrero en Alhaurín el Grande, tiene un diámetro de 1,05 metros por 2,5 metros de altura y está diseñada para dos personas con material para excavar o tres en caso de necesidad de rescate.

«Aparte tiene conductos preparados de aire; tiene también abajo un pozo, un adosado que lleva la cápsula donde en el caso supuesto de que la cantera que se va a hacer —donde se depositase todo el material de la excavación— se llenase pues tendría la capacidad de cargar casi 500 kilos de tierra y sacarla hacia arriba», ha detallado el director director técnico del Consorcio Provincial de Bomberos, Julián Moreno a EP.

La idea se le ocurrió tras acabar de trabajar en las labores de rescate la pasada madrugada del domingo al lunes, cuando se disponía a ir a dormir en torno a las 02.00 horas. «Iba dándole vueltas después de una reunión que habíamos tenido de los preparativos sobre el tema de entrar dentro, de cómo hacer la galería, cómo bajar por el pozo», ha explicado el bombero.

En este sentido, Moreno ha señalado que «lo de bajar por el pozo la primera de las cosas que se escucha es con cuerda pero claro, todos los que trabajamos en verticales sabemos bajar por un pozo de unos 50 metros mientras bajas con cuerda a parte de lo lento y dificultoso que es también es peligroso».

«A partir de ahí me dirigí a ver si podía descansar algo, pero la mente empieza a dar vueltas y al final me senté y empecé con el boceto, de la idea que se me había ocurrido de hacer como un ascensor, y, a partir de ahí, por la mañana se lo presenté a los mineros, les pareció bastante buena la idea y empezamos a pulir ya algunos pequeños matices», ha añadido.

Con la idea ya sobre el papel y matizada se la llevó a un herrero de Alhaurín el Grande que la ha forjado, por lo que ya se encuentra disponible para su uso. Respecto al herrero, Moreno ha resaltado que e ha portado fabulosamente desde el minuto uno, aportando todo lo que hacía falta: materiales, soldaduras, etcétera.