Imagen de archivo de una sala de apuestas en Madrid
Imagen de archivo de una sala de apuestas en Madrid - GUILLERMO NAVARRO

Bingo, apuestas y máquinas tragaperras: «La nueva droga del siglo XXI»

Las sustancias más demandadas durante el año 2018, sin embargo, fueron la cocaína y el alcohol

MadridActualizado:

Siete de cada diez personas atendidas por la Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente (UNAD) en 2018 fueron policonsumidoras. Las sustancias más demandadas fueron la cocaína y el alcohol, no obstante «la nueva droga de este siglo XXI son las adicciones sin sustancias», ha afirmado la mañana de este martes Luciano Poyato, presidente del organismo.

En concreto, las máquinas tragaperras son la adicción más frecuente entre casi la mitad de las personas atendidas. El 62% de las mujeres demandaron tratamiento por adicción al bingo y el 52% de los hombres atendidos, por adicción a las apuestas deportivas.

Los datos se desgranan del informe anual que ha realizado la UNAD con la colaboración del Colegio de Sociólogos sobre las personas atendidas en el pasado año 2018. Es el mayor estudio en este ámbito ya que la muestra ha contado con más de 48.000 personas tratadas por la red UNAD.

La organización ha establecido tres perfiles diferentes de personas atendidas: el de los que llevan varios años en tratamiento, quienes sufren una adicción sin sustancia y el de las personas que pidieron ayuda por primera vez en 2018.

En cuanto a las personas atendidas por las adicciones sin sustancias, la adicción online es la más frecuente por las apuestas deportivas. «La muestra de 1.147 personas atendidas por adicciones sin sustancia es quizá bastante significativa (un 2,38% del total) porque nos está sucediendo lo mismo con la cocaína en los años aquellos que todo el mundo decía que consumía cocaína y no venían a los centros. Deberíamos de ver por qué no acuden a tratamiento las personas con graves problemas con adicción al juego y que están en una situación de vulnerabilidad», ha asegurado Paco López y Segarra, sociólogo y coordinador del estudio.

El 11% las personas que sufren una adicción sin sustancias fueron menores de edad

El 26% de las personas que sufren una adicción sin sustancias varía entre los 34 y los 41 años y el 23% se encuentra entre los 26 y 33 años. El 11% de ellos eran menores de edad. En este último caso, «los menores que no pueden jugar lo hacen estafando a sus padres, utilizan su documentación. Siempre ha habido ludopatías pero están aumentando porque se han hecho más accesibles a través del móvil e internet», ha asegurado Felisa Pérez, vicepresidenta primera de la Red de Atención a las Adicciones UNAD, a ABC.

Más que en 2017

En relación con las cifras de 2017, este tipo de adicciones han crecido. Las nuevas, es decir las de 2018, suponen un 52% del total. Pérez explica que este incremento puede deberse a que se ofrecen tratamientos para estas adicciones. «Estamos convencidos de que la demanda no es en función de la cantidad que hay, sino de los servicios ofrecidos, por lo que son necesarios más servicios de este tipo», ha afirmado.

El perfil de estos adictos depende del género. Las mujeres tienen hijos a su cargo y la vivienda siempre es de propiedad de algún familiar. En cuanto a los hombres, aunque los tengan no poseen la custodia. Muchos de ellos, tanto mujeres cómo hombres, suelen tener créditos que no saben como afrontar. En definitiva, la vicepresidenta define la «complicada» situación como «un pez que se muerde la cola».

El 41% de las personas tratadas por adicciones en 2018 eran casos nuevos

Otra de las conclusiones del estudio presentado este martes es que el 41% de las personas tratadas por adicciones en 2018 eran casos nuevos. Esta cifra es «alarmante» para el sociólogo porque indica que «no paran de entrar a los centros personas con estos problemas».

Sobre las personas que llevan varios años en tratamiento por consumo problemático de drogas, el estudio refleja que la edad a la que comienzan a consumir este tipo de sustancias es cada vez más temprana. En el 30% de los casos la relación con las drogas se inicia entre los 14 y 17 años.

«No hay una única foto, hay múltiples rostros», ha explicado Poyato, quien ha insistido en que hace falta fortalecer el Plan Nacional sobre Drogas dotándolo de más recursos humanos y económicos.

Azucena Martí, delegada del Plan Nacional sobre Drogas, que estaba presente en la rueda de prensa en la que se ha dado a conocer el estudio ha adelantado que en noviembre se presentará en informe ESTUDES en el quedarán representadas las tendencias en consumo de drogas en España.