Un cura canadiense, acusado de espionaje y subversión en Corea del Norte

Reconoció haber colaborado con las autoridades de Washington y Seúl a la hora de «abducir» a ciudadanos norcoreanos para que escaparan a la más próspera Corea del Sur

Actualizado:

Según aseguró hoy la agencia estatal de noticias norcoreana KCNA, el misionero canadiense Lim Hyeon-soo, detenido en Corea del Norte desde enero, ha confesado haber realizado «actividades subversivas» contra el régimen de los Kim.

Lim, reverendo de 60 años de nacionalidad canadiense y origen coreano, reconoció haber «dañado la dignidad de la dirección suprema y el sistema social de la RPDC (Corea del Norte)», según su confesión, divulgada por la KCNA en un comunicado.

Durante su alocución, realizada en el marco de una conferencia de prensa en el Palacio Cultural del Pueblo de Pyongyang, el reo admitió haber llevado a cabo «complots subversivos con la intención de construir un estado religioso en la RPDC en los últimos 18 años bajo la excusa de aportar ayuda humanitaria y donaciones gratuitas», según recoge KCNA.

El reverendo reconoció haber colaborado con las autoridades de Washington y Seúl a la hora de «abducir» a ciudadanos norcoreanos para que escaparan del país comunista y se refugiaran en la más próspera Corea del Sur.

«Se arrepintió profundamente de sus malas acciones, y añadió que cometió los crímenes contra la RPDC incitado por su comprensión equivocada del país», concluyó el comunicado de la KCNA.

Lim es una de las cinco personas que permanecen detenidas en Corea del Norte, junto a cuatro ciudadanos surcoreanos acusados de espionaje y delitos similares.

Se desconocen detalles sobre la situación judicial de este misionero o el castigo que le espera. En el caso de los surcoreanos, todos han sido sentenciados en los últimos meses a condenas de cadena perpetua o trabajos forzados de por vida.

El canadiense, que encabeza la Iglesia Presbiteriana de la Luz de Mississauga, en las cercanías de Toronto, viajó a Corea del Norte a través de China a principios de año, y el 31 de enero se perdió la comunicación con él.

La Iglesia Presbiteriana de la Luz realiza labores humanitarias en Corea del Norte desde 1997.

La iglesia aseguró que Lim había viajado «centenares» de veces al país comunista desde entonces, supuestamente para realizar labores de ayuda humanitaria.