La obesidad abdominal aumenta las posibilidades de sufrir muerte súbita
La obesidad abdominal aumenta las posibilidades de sufrir muerte súbita - abc

Tener barriga, un riesgo para tu corazón

La grasa abdominal es la que más influye en la salud cardiovascular. Te contamos cuándo preocuparse y cómo prevenirla

Actualizado:

La barriga prominente, esa protuberancia que en el pasado fue signo de opulencia y en la actualidad se esconde bajo faja, lleva un mensaje de alerta al que la porta: el doble de riesgo de sufrir muerte súbita. Así lo asegura un estudio publicado recientemente en la prestigiosa revista « Heart», que concluye que las personas con obesidad abdominal tienen más probabilidades de experimentar una parada cardiaca inesperada.

La investigación contó con 14.941 participantes que fueron sometidos a chequeos médicos durante 12 años. En ese tiempo se produjeron 253 episodios de muerte súbita, el 80% de los cuales aparecieron en los sujetos con un índice cintura/cadera (resultado de dividir el perímetro de la cintura por el perímetro de su cadera) elevado. Se considera obesidad abdominal cuando este valor es superior a 0,8 en mujeres y a 0,95 en hombres.

Pero, ¿por qué es tan peligrosa? «La obesidad abdominal es un índice de grasa visceral, y esta grasa está asociada a mayores alteraciones metabólicas en forma de intolerancia a la glucosa, disminución de la sensibilidad a la insulina, alteración del perfil lipídico así como una mayor influencia en los procesos inflamatorios que la grasa acumulada en otras áreas, lo que lleva a un aumento del riesgo cardiovascular», explica el doctor Ángel Moya, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Por eso en los últimos tiempos los expertos recomiendan no medir solo el Índice de Masa Corporal (IMC) de las personas sino también el perímetro de su cintura y el índice cintura/cadera. «El estudio muestra que con un índice de masa corporal elevado, el sujeto aumenta en un 34% el riesgo de muerte súbita, frente al 49% del perímetro de la cintura o al 100% del índice cintura/cadera. Queda claro entonces que la presencia de grasa en la zona central del cuerpo es mucho más relevante que en otras partes del organismo, por lo que es recomendable utilizar este índice en el cálculo del riesgo de nuestros pacientes», apunta el doctor Moya.

Dieta y ejercicio

De hecho, se da la paradoja de personas que, con un IMC normal, tienen un perímetro de la cintura elevado. Un tipo de paciente al que se denomina delgado, pero metabólicamente enfermo. «Nos obsesionamos con perder peso y la intervención más rentable es reducir cintura. No basta solo la dieta, es necesario el ejercicio», explica a ABC el doctor José Manuel García Almeida, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Quiron Málaga y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad ( Seedo), que recuerda que el sedentarismo también es un factor de riesgo por sí mismo.

Los valores de corte según el National Institutes of Health (NIH) para establecer el riesgo cardiovascular potencial son más de 102 centímetros de perímetro de cintura para hombres y 88 centímetros para mujeres.

Hay varias causas por las que la grasa se acumula en una zona concreta del cuerpo. El doctor Esteban Jódar, jefe de servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Quirón Madrid, apunta primero al determinante sexual. «En general hay una obesidad típica de las mujeres, donde la grasa se acumula en los glúteos, mientras que en los varones es en la barriga. Aunque ellas con la menopausia pueden alterar su forma en este sentido». También influye la «predisposición genética», por lo que hay familias en las que sus miembros son más propensos a acumular en la tripa.

La grasa abdominal, difícil de quitar

En cualquier caso, el principal culpable de esta situación es un balance calórico positivo. Ingerimos más de lo que gastamos. «La alimentación es cada vez más hipercalórica, rica en azúcares simples y grasas de mala calidad, y se hace menos ejercicio. Estar sentado quema la mitad de calorías que estar de pie», advierte el doctor Jódar.

El problema es que la grasa abdominal es más difícil de diluir que la de otras zonas. «Se pierde antes la generalizada y se queda el michelín, pero el paciente no debe desanimarse y tiene que seguir insistiendo con la dieta y el ejercicio», asegura la doctora Assumpta Caixàs, coodinadora del Grupo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición ( Seen), que recomienda realizar una actividad aeróbica (caminar, bailar, nadar, bicicleta, pilates), que «no tiene por qué ser matarse a abdominales», y evitar sobre todo las grasas saturadas.

Lo ideal es regresar al patrón de dieta mediterránea, que reduce el riesgo cardiovacular, como demostró el estudio Predimed. «El aceite de oliva debe ser la grasa fundamental; como proteína, el pescado y las legumbres; y de hidratos, la fruta, verdura y cereales integrales», recuerda el doctor García Almeida. En cuanto a las carnes, hay que optar por las magras y dejar las rojas para un consumo ocasional.

La barriga también puede aparecer tras una comilona o por exceso de gases pero, no se engañe, si al cabo de dos o tres días no ha desaparecido, es grasa.