La secretaria de Salud británica propone al Gobierno que prohíba fumar en coches con niños
En Canadá o Australia ya prohíben fumar en el coche para evitar la exposición de los niños - cesar minguela

La secretaria de Salud británica propone al Gobierno que prohíba fumar en coches con niños

Uno de cada cinco fumadores británicos reconoce consumir tabaco mientras conduce, aunque viaje con sus hijos

ana mellado
Actualizado:

Encender un cigarrillo en el coche cuando se viaja con pasajeros infantiles entraña una serie de riesgos para la salud de los pequeños de los que todavía muchos no son conscientes. En Reino Unido, uno de cada cinco fumadores reconoce consumir tabaco mientras conduce aunque sus hijos se encuentran entre los ocupantes del vehículo, según un estudio del Ministerio de Sanidad.

Consciente de la falta de concienciación que existe en Gran Bretaña en cuanto a los peligros de exponer a los niños a la sustancias tóxicas de los cigarrillos en espacios reducidos, la secretaria de Estado de Salud Pública británica, Anna Soubry, ha defendido la necesidad de que se amplíe la actual ley antitabaco a los coches privados en los que viajen niños, en aras del bienestar infantil.

«Prohibiría fumar en los coches donde haya niños». Así de rotunda se mostró Soubry, exfumadora, en una conferencia sobre salud organizada por la Asociación de Gobiernos Locales.

Las pretensiones de Soibry se encaminan a paliar una práctica que termina cada año con un balance de 300.000 niños que acuden al médico con síntomas propios de un fumador pasivo, de los que 9.500 terminan en el hospital, según datos facilitados por la radiotelevisión pública BBC.

Soubry ha recalcado en todo momento que se trata de su valoración personal, que no tiene que coincidir obligatoriamente con la del Ejecutivo, pero pide al Gobierno que al menos debata la propuesta.

Los médicos británicos ya lo pidieron

Aunque Reino Unido siempre ha sido uno de los países pioneros en la lucha contra el consumo del tabaco, con medidas como la prohibición de exponer cajetillas en los comercios o la ilegalización de las máquinas expendedoras, el Gobierno de David Cameron no lo tiene tan claro en el caso de fumar en los coches con niños al tratarse de un transporte privado.

Los efectos nocivos de la exposición de los pequeños a los tóxicos del tabaco en espacios reducidos constituyen una evidencia, demostrada por diversos estudios. Ya en 2011, la Asociación Médica Británica pidió al Gobierno británico que pusiese en marcha esta medida para proteger la salud de los más pequeños, alegando que el humo que se acumula en el habitáculo es 23 veces superior al de un bar.

El pasado mes de noviembre, investigadores de la Universidad de Aberdeen (Escocia) revelaron que al fumar se acumulan sustancias tóxicas peligrosas en el interior de los vehículos en niveles que exceden las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Países como Canadá o Australia ya prohíben fumar en el coche y, aunque en España, la Organización Médica Colegial también se ha mostrado a favor de esta restricción, de momento no se ha prohibido. En los últimos meses de Gobierno de Patxi López en el País Vasco el tema también estuvo en el debate público, aunque la prohibición no se llegó a concretar.