El papable Dolan espera un sucesor de Benedicto XVI «capaz ante los desafíos del mundo actual»
El arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan, en la catedral de San Patricio de Nueva York - reuters
la sucesión del papa

El papable Dolan espera un sucesor de Benedicto XVI «capaz ante los desafíos del mundo actual»

El cardenal patriarca de Lisboa, José Policarpo, defiende la elección de un papa más joven

Actualizado:

El arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Dolan, es uno de los grandes favoritos para suceder a Benedicto XVI en el trono de San Pedro. Su desbordante personalidad viene despuntando desde hace tiempo y la composición del Colegio de Cardenales Electores, donde los norteamericanos han ganado peso frente a los italianos, le favorece.

Aunque han pasado hasta ahora inadvertidas, Dolan publicó en la página web del Arzobispado de Nueva York, el mismo día en que Benedicto XVI anunció su renuncia, un mensaje de gratitud al Papa en el que ensalzaba su labor del Papa, al tiempo que mostraba su esperanza en las cualidades del futuro Pontífice. «Nuestra experiencia nos lleva a agradecer a Dios el regalo del Papa Benedicto. Nuestra esperanza nos lleva a rezar por que el Colegio de Cardenales, bajo la inspiración del Espíritu Santo, escoja a un sucesor capaz de afrontar los desafíos presentes en el mundo actual». Y este Miércoles de Ceniza, en una misa en la catedral de San Patricio de Nueva York, insistió en el mismo mensaje.

Elogios a Benedicto XVI

El cardenal Timothy Dolan, presidente de la Conferencia Episcopal Estadounidense destaca de Benedicto XVI que tiene «el corazón sensible de un pastor, la mente incisiva de un intelectual y la confianza de un alma unida con Dios en todo lo que hizo». Según Dolan, su renuncia «no es sino otro signo de su gran atención a la Iglesia», explica en su declaración en la web.

«Estamos tristes porque va a renunciar, pero agradecidos por sus ocho años de liderazgo desprendido como sucesor de San Pedro», asegura el cardenal.

Aunque tenía 78 años cuando fue elegido Papa en 2005, continúa, emprendió una serie de encuentros que le llevó a visitar a los amenazados por cuestiones de religión en Oriente Medio, tanto judíos como musulmanes y cristianos, los desesperadamente pobres en África y los jóvenes reunidos para encontrarse con él en Australia, Alemania y España.

Dolan también recuerda su visita a Estados Unidos, donde visitó Washington y Nueva York en 2008, incluyendo un encuentro privado en la nunciatura con las víctimas de abusos sexuales por religiosos.

Dolan también recuerda que Benedicto XVI a menudo resalta «el signficado de las verdades eternas» y advierte de «la dictadura del relativismo», así como su mensaje de que «algunos valores, como la vida humana, están por encima de cualquier otro».

El arzobispo de Nueva York también subraya la tarea de Benedicto XVI en la unificación de los católicos y dio esperanzas de retornar a la Iglesia para grupos que se habían apartado.

En definitiva, «aquellos que se han reunido con él, le han oído hablar y han leído sus claros y profundos escritos se han sentido transformados», asegura.

Habla el cardenal patriarca de Lisboa

Por su parte, el cardenal patriarca de Lisboa, José Policarpo, defiende la elección de un Papa más joven, que pueda responder con energía y salid a este ministerio «exigente y difícil». Durante una rueda de prensa celebrada este martes en la Casa Patriarcal de Lisboa, el cardenal portugués explicó que más importante que la nacionalidad del sucesor de Benedicto XVI es «identificar a la persona» y como elector y participante en el cónclave, siendo uno de los «papables», ya tiene algunos nombres en su cabeza. El cardenal bromeó diciendo que está tranquilo porque es muy poco probable que él sea Papa.

A sus casi 77 años, José Policarpo tiene idea de abandonar su cargo, aunque es el Papa quien elegirá a su sucesor. Él está disponible para mantenerse en su posición hasta el fin de su mandato al frente de la Conferencia Episcopal Portuguesa, es decir, al menos un año más. Considera «poco probable» que su proceso de sustitución quede concluido antes de la salida del Papa.

Policarpo calificó la decisión de renuncia del Papa como un gesto de «lucidez, coraje y humildad» y aseguró que el pontificado de Benedicto XVI ha sido difícil y «tuvo que encarar frentes complicados de gran exigencia y sufrimiento de la Iglesia». Afirmó, además, que el Sumo Pontífice «quebró un tabú» al presentar su renuncia por motivos de salud, recordando que Juan Pablo II también quiso abandonar el cargo pero fue presionado para no hacerlo, estando expuesto a «un espectáculo deprimente» y suscitando una reflexión profunda sobre esta cuestión.

Cree que la decisión de Benedicto XVI de mantener su decisión en secreto ha sido muy inteligente, causando sorpresa entre todos, incluso sus más allegados. «Los futuros Papas que tengan que tomar esta decisión se sentirán más libres para hacerlo, siendo más natural tomarla, después del gesto histórico de Benedicto XVI».

Acerca de las dificultades encontradas en su pontificado, ha recordado que las principales han sido los escándalos de pederastia, las cartas publicadas por el mayordomoy el fenómeno conservador de los cristianos que siguen al cardenal Marcel Lefebvre. Cree que este último asunto fue un asunto heredado de Juan Pablo II y que el objetivo del Vaticano era evitar “un nuevo cisma de Occidente” entre los católicos pos y pre Concilio Vaticano II, pero que no logró grandes resultados. "Nadie puede impedir que el Papa sufra pero los motivos reales que le llevaron a sentirse sin fuerza solo los sabe él", ha resaltado el cardenal luso.