ES NOTICIA EN ABC

Aina Clotet denuncia que Leticia Dolera no la contrató por estar embarazada

La actriz escribe una larga misiva en la que aclara la polémica que ha rodeado al rodaje de «Déjate llevar»

Leticia Dolera, directora de «Déjate llevar»
Leticia Dolera, directora de «Déjate llevar»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La polémica que rodea a la actriz y directora Leticia Dolera por, presuntamente, no haber contratado a Aina Clotet para la serie que prepara para Movistar+, «Déjate llevar», ha dado hoy un nuevo giro tras la carta publicada por la intérprete catalana en la que asegura que fue apartada del proyecto de Dolera por estar embarazada. En un comunicado hecho público esta misma mañana, Clotet dice haber sido seleccionada para uno de los tres papeles protagonistas de la ficción de Dolera aunque no había firmado ningún contrato. Cuando la directora de «Déjate llevar» conoció el embarazo de la actriz optó por romper el acuerdo verbal con la intérprete. Así lo explica Clotet en la misiva:

«A finales de junio fui seleccionada para interpretar un personaje protagonista de la serie. El rodaje estaba previsto desde mediados de septiembre a finales de noviembre y mi personaje tenía unas 25 sesiones de trabajo, lo cual suponía la mitad del tiempo de la filmación. A principios de julio, descubro que estoy embarazada de cuatro semanas. Conozco perfectamente las características del personaje y decido comunicar la noticia inmediatamente a la directora, con la voluntad de ayudar a la producción y para que se puedan plantear la organización del rodaje teniendo en cuenta mi estado», explica la joven.

Clotet afirma haber reaccionado a la polémica en Twitter tras los titulares de varios medios de comunicación, que «publicaron declaraciones de Leticia que me resultaron sorprendentes». Como explica la intérperete, «en mi anterior embarazo tuve que renunciar a proyectos profesionales porque, en esa ocasión, coincidían con un momento muy avanzado de mi gestación, por lo que ni me planteé poder participar en ellos, pero esta vez, empezaba a rodar estando de poco más de tres meses y medi (no entre los cuaotro o seis meses, como se ha publicado) por lo que enendí que, con una planificación adaptada, podría rodar la mayoría de mis escenas antes de que mi embarazo fuese perceptible». Clotet aclara, además, que «si llegado el momento en que mi embarazo fuese visible quedaran esecnas pendientes de rodar, entendía que se podría recurrir a cualquiera de las técnicas que utilizamos de forma habitual en estas circunstancias, como adaptar el vestuario,a justar planos de cámara, sugerir que el personaje, que ya es madre de dos niñas, no necesita tener un vientre plano, usar dobles de desnudo puntuales, etc. Y así lo propuese». Y se muestra rotunda al asegurar que «asumí que la producción de una serie marcadamente feminista y que plantea la dificultad de ser mujer y madre en esta sociedad, consideraría todas las opciones para no exluirme solo por estar embarazada».

«No vio factible disimular mi embarazo»

Aina Clotet, que no escatima en detalles sobre lo sucedido, destaca que «dos días después de comunicar la noticia, la directora me informa que no cree que puedan contar conmigo porque hay un problema con la póliza del seguro, que establece un coste altísimo para cubrir cualquier problema derivado del embarazo y que además ven complicado cambiar el plan de rodaje». La actriz, no obstante, afirma que continuó buscando soluciones para su participación en la serie: «Mi representante y yo pedimos una reunión con el productor y la directora. En ella proponemos de nuevo todas las posibilidades de adaptación de planificación y artísticas anteriormente mencionadas, pero Leticia sigue sin ver factible disimular mi embarazo en la última fase de grabación, argumentando que el personaje tiene escenas de cama. Dado que mi interés y compromiso con esta serie era absoluto y entendiendo que parte del problema residía en un motivo económico, puse a disposición mi salario para cubrir cualquier coste adicional que mi embarazo pudiese suponer a la producción. En esa misma reunión preguntamos si Movistar+, como plataforma que encargó el proyecto, estaba al corriente de la situación y nos responden que no. Solicitamos que se les informe y acordamos que así lo harían».

La intérprete catalana asegura también que el sentido de su carta no es otro que «mostrar la presión que tiene la mujer que se queda embarazada y tiene que decidir si esconde su embarazo para conservar el trabajo o lo explica para favorecer la organización del mismo, arriesgándose a perderlo. Yo opté por decirlo por lealtad al proyecto y perdí un trabajo importante para mí, así como otro trabajo que rechacé por formar parte de este. Creo, fervientemente, que ninguna mujer debería verse en la necesidad de ocultar algo así para proteger su carrera profesional y siento que es compromiso de todas y todos luchar por una sociedad justa y equitativa, que no reduzca las oportunidades de las mujeres en momentos tan cruciales como el embarazo o la maternidad».

Por su parte, Manuel Burque, coguionista de la serie junto a Leticia Dolera, ha emitido un comunicado en el que apoya a su compañera:

«La primera escena del personaje de Cris presenta a una mujer que va a la farmacia a comprar píldoras anticonceptivas angustiada porque el día anterior no pudo tomársela. La farmacéutica le recomienda seguir con la toma normal. Ella se toma dos ese día, para asegurarse de que no se queda embarazada bajo ningún concepto. No se atreve a decirle a su marido que no quiere tener más hijos, que está cansada de ser madre. Es decir, es un personaje cuyo motor principal es no querer estar embarazada. Durante la serie, explora su sexualidad alejándose cada vez más del matrimonio. Hay bastantes escenas de sexo, algunas bastante explícitas», escribe.

«Cuando Aina comunicó su situación se creó un gabinete de crisis para intentar adaptar todo el plan de rodaje a ella. Creedme que se intentó. Leticia quería que así fuese. Pero iba a estar hasta de seis meses de embarazo y resultaba imposible adaptar a ella un plan de rodaje que de por si ya era un encaje de bolillos (es una producción muy compleja con varios protagonistas corales, 93 actores y una cantidad gigante de localizaciones). Por ejemplo, el plan de rodaje alternativo que se hizo (en el que se rodaban las escenas de sexo las primeras semanas) obligaba a prescindir de otros actores ya confirmados como Pedro Casablanc y yo mismo (que llevo dos años trabajando a destajo en esta serie)», continúa Burque.

«Vivimos aquellos momentos con mucho sufrimiento, por su situación y porque nos encantaba como actriz, pero al final fue imposible. De verdad que fue imposible. Permitidme que os diga cómo es el rodaje de Déjate Llevar. Leticia Dolera ha impulsado una producción en la que más de la mitad de jefes de equipo son mujeres (algunas sin experiencia en ficción), tres directoras (Ginesta tampoco había hecho ficción), más de un 70% de equipo femenino, cinco compañeras han trabajado en el rodaje embarazadas (la directora de casting dio a luz antes de terminar la preproducción). Y además, ha luchado contra viento y marea para que fuese así. Porque lo lleva incorporado. No es pose, es cabezonería. ¿Realmente creéis que no hubiese contratado a Aina si hubiese sido habido una mínima posibilidad? Ella sabe que el foco sobre el tema está sobre su cabeza, ¿cómo se va a pegar un tiro en el pie con semejante alevosía? Los que tengáis más dudas, esperad, que seguiremos informando. Solo quería contar mi experiencia como coguionista de la serie y mi apoyo sin fisuras a Leticia y a esta producción», concluye el comunicado.