Jorge Sanz se «reinventa» en teatro con el monólogo «Tiempo», de Els Joglars

La obra narra la reacción de un hombre al que le acaban de decir que sólo le quedan 90 minutos de vida

MadridActualizado:

El actor Jorge Sanz se ha dado la vuelta «como un calcetín» para enfrentarse al reto teatral que le han propuesto Els Joglars con la puesta en escena de «Tiempo», una obra escrita por Quim Masferré y dirigida por Ramón Fontseré donde un hombre enfermo cuenta al público sus últimos 90 minutos de vida.

En una entrevista con Efe, Sanz (Madrid, 1969) asegura que Fontseré y Masferré le han hecho dar «un paso más» en su carrera hasta el punto de que se ha tenido que «reinventar y reinventar su técnica teatral y su manera de enfrentar una obra de teatro».

«Han conseguido —afirma— que me de la vuelta como un calcetín y que haga algo que no había hecho nunca en teatro. Y que me reinventara una vez más, que es lo que hay que hacer si quieres seguir en esto y perdurar en el tiempo».

Escrita originalmente en catalán, «Temps (Tiempo)» es una producción de Teatro de Guerrilla, con la colaboración del propio Sanz, de una hora y media reales de duración, los 90 minutos que pasa un hombre cuando sabe que son los últimos.

Aborda desde muchos ángulos diferentes el planteamiento de qué es lo que haría cualquiera a quien le hicieran semejante anuncio, algo que dota a la obra de «una total libertad, la libertad de decir de verdad todo lo que uno piensa, de saltarse las normas», señala Sanz.

La obra transcurre marcha atrás, con un contador que descuenta minutos; entre medias, grandes temas -la Humanidad, el tiempo, la vida, la muerte- y pequeños -las multas, las risas, los olores, los recuerdos o la ira- o detalles de «antropología rural».

«En la obra somos tres personajes de los cuales solo hablo yo, porque el otro es una silla de ruedas y el tercero es el cronómetro que va corriendo hacia atrás», explica Sanz, a quien auxilia en escena José Sánchez Orosa, «un personaje que le gusta mucho a Fontseré, porque ama el teatro sin palabras»

Este personaje, apunta, es «parte de mis delirios y, de repente, es el tiempo, el que maneja el cronómetro, y otras a mi me parece un un toro, y le hago una faena. Esto es un espectáculo muy completo, es teatro puro, donde la gente no pierde pie en ningún momento, se mantiene en la tierra», agrega.

Consigue tu entrada por 12 euros por medio de Oferplan.