Economía circular: incubando el envase del futuro
Economía circular: incubando el envase del futuro - ECOEMBES

Economía circular: incubando el envase del futuro

El primer centro de innovación sobre economía circular de Europa cumple su primer año trabajando en proyectos que definirán cómo reciclaremos en los próximos años

Actualizado:

El futuro del reciclaje se decide y se testa en laboratorio, concretamente en «The Circular Lab», inagurado hace un año en Logroño por Ecoembes, entidad que coordina el reciclaje de envases en nuestro país, y que ya está dando los primeros resultados. «En España solo se recicla el 29,7% de todos los residuos sólidos urbanos, y son los envases los residuos domésticos que tiran del reciclaje, aunque representamos solo el 8% del total de residuos que se generan. Y para avanzar en estas cifras necesitamos la economía circular y la innovación por la que apostamos en este laboratorio con el desarrollo de multitud de proyectos», dice Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes.

De este edificio sostenible -que se abastece con paneles solares y un pozo geotérmico, y decorado con lámparas que son boyas marinas en desuso y sillas hechas a partir de botellas recicladas- saldrán los envases del futuro y las mejores ideas para una gestión inteligente de los residuos. Se trata del primer centro de innovación sobre economía circular de Europa y trabaja para convertirse en un referente en esta materia centrándose en cuatro áreas de innovación fundamentales: envases del futuro -a través del ecodiseño, la búsqueda de nuevos materiales sostenibles y la incorporación de materiales reciclados en los procesos de producción-; concienciación y sensibilización ciudadana; «Smartwaste», aplicando la tecnología más puntera a los procesos de recogida, selección y reciclado de envases para lograr ciudades inteligentes en las que todo esté conectado, y emprendimiento, fomentando la innovación abierta, a través de la ideación, la incubación y la aceleración de proyectos o «startups». Vienen a estas líneas siete proyectos que definirán cómo reciclaremos en los próximos años.

Envases sostenibles

En cuanto a la concepción y desarrollo de los envases del futuro, en «The Circular Lab» trabajan en un proyecto que evalúa el comportamiento de los envases a lo largo de todo su ciclo de vida y propone cómo mejorarlos para conseguir con ello un menor uso de recursos. El desafío es buscar nuevos materiales sostenibles, así como la introducción de materiales reciclados en los procesos de producción que permitan reducir la huella ambiental de los envases y fomentar su reciclabilidad, hasta el punto de que algunos envases pueden ser comestibles.

Contenedores inteligentes

Ecoembes está desarrollando «Smartwaste», una plataforma pionera para gestionar información sobre residuos. Gracias a esta iniciativa, los ayuntamientos podrán cruzar información como las áreas a las que dan servicio sus contenedores y, las distancias medias recorridas por los ciudadanos, permitiendo optimizar la ubicación de los contenedores y las rutas que hacen los camiones en base a inteligencia geográfica, patrones poblacionales y segmentos de edad. Además, se está trabajando en la geolocalización automática de contenedores de residuos utilizando cámaras de visión integradas en los camiones de recogida y a través de técnicas de «machine learning», con el proyecto «ContenedorGo». Esto permitirá tomar mejores decisiones basadas en datos, dar un mejor servicio al ciudadano e incrementar la recogida selectiva de envases. La herramienta ya se ha testado en Logroño con éxito.

Plantas de selección 4.0

El objetivo es definir cómo será la planta de selección del futuro, lo que en Ecoembes llaman una planta 4.0, incorporando diferentes tecnologías. Para el desarrollo de este proyecto colaboran Ibermática, Valoriza y el Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja. Estas nuevas plantas de selección permitirán, por ejemplo, realizar un etiquetado automático de las balas de residuos que salen de las plantas, así como controlar el stock y la trazabilidad de materiales. Además, se integrarán sistemas de pesado continuo, se podrán extraer datos de los sistemas de separación y realizar caracterizaciones automáticas de los residuos. Los controles de calidad contarán con sistemas robotizados y se integrarán tecnologías de comunicación que permitan mimimizar el cableado en planta.

Big Data

Una aplicación de Big Data, desarrollada junto con Accenture, permitirá detectar aquellas variables que influyen en el comportamiento de un municipio ante el reciclaje: qué consumen los ciudadanos, sus hábitos a la hora de reciclar, sus motivaciones para hacerlo, entre otras cuestiones. Gracias a la inteligencia analítica, esta información permitirá desarrollar aplicaciones y campañas de educación ambiental específicas, encaminadas a crear una auténtica ciencia ciudadana para elevar aún más el compromiso de la sociedad en materia medioambiental.

Tickets de compra inteligentes

Se ha realizado una prueba piloto del programa TagItSmart (iniciativa financiada por la Comisión Europea dentro de la iniciativa Horizonte 2020), cuyo objetivo es convertir cada artículo cotidiano en un objeto «inteligente» mediante un sistema digital que garantice su trazabilidad. Para esta prueba Carrefour ha desarrollado, en colaboración con Dondelotiro.com, una aplicación que permite a todos sus clientes saber cómo reciclar cada uno de los productos contenidos en su cesta, al escanear el ticket de compra.

La empresa de distribución ha realizado el primer test de la app en «TheCircularLab» bajo la atenta mirada de 50 clientes de la marca francesa. En el entorno de prueba, los clientes han realizado la compra habitual pasando los productos por caja y a continuación han recibido el ticket de compra con un código de barras que han escaneado utilizando la aplicación. Automáticamente, la aplicación separa los productos en contenedores virtuales para luego saber dónde desechar los residuos en el contenedor más cercano.

El «Siri» del reciclaje

Entre las herramientas digitales que ayuden a los ciudadanos a resolver sus dudas está ChatBot, una aplicación interactiva basada en un simpático robot o en un dispositivo móvil que ayuda a identificar los envases a través de la imagen y la voz. Desarrollado por Ecoembes, este chatbot es capaz de resolver las dudas que los ciudadanos puedan tener en materia de reciclaje de forma intercativa. Se trata del primer «Siri del reciclaje», ya que a través de las posibilidades que ofrece la inteligencia artificial, es capaz de identificar a qué contenedor va cada residuo con tan solo hacerle una foto o a través de la voz. Es más, esta aplicación es capaz de interpretar incluso preguntas ambiguas, empleando para ello un lenguaje natural.

Talento joven y emprendedor

El centro cuenta con una aceleradora de «startups» en la que una decena de emprendedores desarrollan todo tipo de proyectos relacionados con la economía circular: desde el diseño de productos sostenibles hasta la aplicación de drones para mejorar la selección de los residuos en las plantas de reciclaje. Además, tiene su propio «lab» de talento joven, «Circular Talent Lab», en el que estudiantes de todo tipo de especialidades trabajan bajo la metodología design thinking para buscar nuevas fórmulas que ayuden a los ciudadanos a reciclar, como apps y contenedores conectados.