Los elefantes africanos ayudan a aumentar las existencias de carbono en la selva
Los elefantes africanos ayudan a aumentar las existencias de carbono en la selva - AFP

Los elefantes africanos ayudan a aumentar las existencias de carbono en la selva

El papel que cumplen en los bosques tropicales va mucho más allá del de dispersar semillas

Actualizado:

El elefante de selva africano (Loxodonta cyclotis) es conocido por hacer las veces de «jardinero» del bosque. A medida que transita por los espacios tropicales que encuentra a su paso, dispersa una vasta cantidad de semillas de una gran diversidad de árboles que le sirven de alimento.

Un grupo internacional de investigadores ha constatado recientemente que el elefante de selva africano, especie amenazada de extinción, promueve, además, «alteraciones en la estructura» del ecosistema que habita, contribuyendo al aumento del almacenamiento de carbono.

Durante su caminata, aparte de alimentarse, el elefante pisotea, golpea o se rasca contra los árboles que se sitúan más próximos a los senderos a través de los cuales cruza la selva. El desbaste de estos árboles disminuye su densidad a lo largo del tiempo. Y tal reducción, disminuye, a su vez, la competencia entre estos por el agua, la luz y el espacio, favoreciendo el surgimiento de árboles con un mayor diámetro y con una mayor densidad de madera, capaces de almacenar más carbono.

De acuerdo con los autores del estudio, ya se sabía que los megaherbívoros, como los elefantes, impactan de forma importante sobre los ciclos biogeoquímicos al consumir biomasa, transportar nutrientes y alterar la mortalidad de las plantas. Con todo, la influencia de los elefantes en la estructura, la productividad y las existencias de carbono de los bosques tropicales de África era desconocida en buena medida hasta ahora.

«Los bosques tropicales de África central poseen existencias de carbono mayores que las de la selva amazónica, aunque se encuentran en condiciones climáticas y de suelo similares. La presencia de elefantes podría explicar tales diferencias», concreta Simone Aparecida Vieira, investigadora de la Universidad de Campinas (Brasil).

Los árboles de los bosques de África central poseen, de media, una densidad más baja del tronco y mayor diámetro y biomasa viva por encima del suelo (incluyendo el tronco, el tocón, las ramas, la corteza, semillas y las hojas) con respecto a los de la Amazonía, detalla la citada institución académica en una nota.

Los investigadores también simularon los efectos que produciría la extinción de los elefantes para la concentración de biomasa situada por encima del suelo en toda la selva de África central (2,2 millones de kilómetros cuadrados de extensión). Los resultados indicaron que la pérdida de estos animales redundaría en una disminución en un 7% de la biomasa situada por encima del suelo.

«Si el declive de elefantes sigue imperturbable, los bosques de África central pueden liberar el equivalente a varios años de emisiones de CO2 de combustibles fósiles de la mayoría de los países, acelerando, así, potencialmente, el cambio climático», asegura Christopher Doughty, investigador de la Universidad del Norte de Arizona (EE.UU.) y coautor del estudio.