Concluye la tercera ronda de diálogos sobre el «Tratado de los océanos» entre críticas de las ONG
Concluye la tercera ronda de diálogos sobre el «Tratado de los océanos» entre críticas de las ONG - ABC
NACIONES UNIDAS

Concluye la tercera ronda de diálogos sobre el «Tratado de los océanos» entre críticas de las ONG

Piden más ambición por parte de todos los países a la hora de redactar un acuerdo que proteja la biodiversidad global «lo más pronto posible»

Efe
Actualizado:

La tercera ronda de negociaciones para redactar un ambicioso tratado internacional que proteja la biodiversidad de los océanos concluyó el pasado viernes en Naciones Unidas entre críticas de las ONG, que piden más ambición por parte de todos los países.

Desde el 19 de agosto, 193 Estados se reunieron en la sede de la ONU para trabajar sobre un borrador presentado por la presidenta de las conferencias, la diplomática Rena Lee de Singapur, y que debería estar concluido para el primer semestre de 2020.

En su conferencia inaugural Lee insistió en la necesidad de «cambiar la situación» para «proteger la biodiversidad global», y llamó a los Estados miembros a «elaborar este instrumento lo más pronto posible». Artículo por artículo, los delegados de los distintos países han estado presentando propuestas para intentar avanzar hacia una redacción que complazca a todos sin dejar de perder efectividad.

Lee remarcó el «progreso» logrado durante las sesiones y agradeció a las delegaciones el gran número de propuestas que han presentado, lo que a su parecer «muestra el deseo de avanzar en el borrador del acuerdo». No obstante, apuntó que hay «áreas en las que queda mucho por hacer para avanzar»; aunque, en general, insistió en que están en una buena situación para ver el «exitoso final» del trabajo, para lo que pidió a las delegaciones que trabajaran en el periodo entre sesiones.

Lee también recordó en la clausura, como hizo en la apertura, que, según las advertencias del informe de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), hay un millón de especies animales y vegetales en peligro de extinción.

«Podemos detener esto, pero solo si tratamos de actuar con el sentido de urgencia y dedicación que hemos mostrado», dijo Lee, que agradeció la «pasión», «dedicación», «compromiso», «cooperación» y «deseo de cooperar y escuchar» mostrado por las delegaciones.

Algo que no comparte la asociación Greenpeace, para quien no existe «un compromiso serio de la mayoría de países para proteger los océanos». La ONG, que ha insistido en la necesidad de proteger de la actividad humana al menos un 30% de los océanos y los mares para 2030, ha acusado a Rusia, Islandia y Corea de «esforzarse para retrasar las negociaciones». Asimismo, ha indicado que otros países como España no han «mostrado un apoyo decidido».

Este borrador, que fue presentado a estas reuniones tras dos primeras sesiones celebradas en septiembre de 2018 y marzo de este año, se articula en cuatro ejes. El primero, la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica marina, incluidas las cuestiones relativas a la participación en los beneficios de su explotación; seguido de los mecanismos para gestionar estas zonas (especialmente las protegidas); la evaluación del impacto ambiental y la creación de capacidades y la transferencia de tecnología marina.

Para Greenpeace, aunque muchos países de África, el Pacífico, América Latina y Europa han manifestado su apoyo a un «tratado fuerte», hay otros que no. «El Tratado de los Océanos debe permitir explícitamente la creación de áreas protegidas internacionalmente. Sin embargo, algunos Gobiernos, como Estados Unidos, Noruega, Australia, Japón, Canadá, Nueva Zelanda y Ecuador, parecen estar a favor de un tratado diluido que no ofrecería la red de santuarios oceánicos que la ciencia demanda para que la protección sea efectiva«, denunció esta ONG en un comunicado.

Para la doctora Sandra Schoettner, de la campaña de Océanos de Greenpeace, «la falta de voluntad política en estas negociaciones es alarmante, ya que algunos países claramente todavía favorecen la explotación de los recursos marinos sobre su protección». «Es muy decepcionante ver que el ritmo y la ambición presentes en esta reunión no coinciden con el nivel de urgencia necesario para salvar nuestros océanos y proteger nuestro planeta contra la emergencia climática y la pérdida masiva de biodiversidad que afrontamos», concluyó Schoettner.

La clausura del evento coincidió con una protesta frente a Naciones Unidas de varios cientos de activistas adolescentes que instaron a los líderes mundiales a tomar acciones para solucionar la crisis climática. La protesta, enmarcada en la campaña «Los Viernes para el Futuro», convocó a un gran número de personas gracias a la presencia de la activista sueca de 16 años Greta Thunberg, que ha inspirado a miles de niños en todo el mundo para luchar contra la crisis climática.