Los diez insectos más comestibles
El picudo rojo se considera una «delicatessen» en el África subsahariana - ABC

Los diez insectos más comestibles

Millones de personas en África, Asia y América incluyen en su dieta más de 1.500 especies, según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura

Actualizado:

Millones de personas en África, Asia y América incluyen en su dieta más de 1.500 especies, según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura (FAO). Entre los insectos más demandados por el público, ya sea por su abundancia en la naturaleza, por su facilidad para producirlos en cautividad o por su exquisito sabor, destacan los diez siguientes (de acuerdo con un estudio de la FAO de 2010):

1. El picudo rojo es el escarabajo comestible más popular en el África subsahariana. En Camerún, por ejemplo, las mujeres recolectan picudos gracias a su fino oído, capaz de detectar a las larvas que se encuentran perforando galerías dentro de los troncos de las palmeras (que terminan por devorar).

2. La cría de oruga de la mariposa emperador constituye uno de los negocios más boyantes en el sur de África. Endémica de los bosques de Angola, Botsuana, Mozambique, Namibia, Sudáfrica, Zambia y Zimbabue, su hábitat se extiende a lo largo de 384.000 kilómetros cuadrados.

3. El gusano del agave se considera una delicia en México. Los mexicanos los degustan, por regla general, muy fritos o a la brasa, sazonados con salsas picantes y servidos en tortilla. Los gusanos también se introducen en las botellas de mezcal. Y son tan suculentos, que los productores del mencionado licor tienen que contratar seguridad privada en los cultivos de agave durante la temporada de lluvias para impedir la invasión de «hordas de furtivos» ávidos de gusanos.

4. Japón dedica un festival anual a la avispa chaqueta amarilla, pero siempre tiene que pedir ayuda con el abastecimiento a Australia y Vietnam, pues su stock de productos locales generados a partir de larvas de este himenóptero siempre se agota.

5. Los aborígenes australianos aprovechan, incluso, el dulce líquido que segregan los insectos psílidos sobre las hojas de las variedades de eucaliptos que hay en Australia. Y lo emplean como fuente de azúcares.

6. Los grillos domésticos, con un cuerpo más blando que otras especies de grillos (y más fáciles de criar), suponen un «snack» frecuente en Tailandia. En 2012 se contabilizaban alrededor de 20.000 granjas de grillos distribuidas por todo el país (y prácticamente por la mayoría de las 76 provincias del mismo).

7. El chapulín quizás sea el saltamontes más conocido en América Latina. Aunque de pequeño tamaño, ha formado parte del menú mexicano desde hace siglos. En los Valles Centrales de Oaxaca está muy extendido su consumo.

8. Las termitas sudafricanas emergen de la tierra tras las primeras lluvias al final de la estación seca. Dato que conocen a la perfección en África, donde los habitantes de algunas demarcaciones del continente golpean con fuerza el suelo próximo a los termiteros para que sus «inquilinas» crean que fuera está tronando.

9. Los pentatómidos, pese a que viven en el agua, motivo por el cual se encuentran en peligro dada la elevada contaminación del medio acuático, tampoco escapan a la gula humana, alcanzando precios desorbitantes durante la celebración de la Semana Santa. Es más, el valorado caviar mexicano se elabora a partir de huevos de hasta siete especies diferentes de este hemíptero.

10. La mosca soldado negra y las larvas de mosca común, tradicionalmente, han sido utilizadas como alimento para animales en pequeñas granjas, criándose en los depósitos de estiercol. Otro insecto destinado a saciar los estómagos de mascotas y residentes de zoológicos es el gusano de la harina.