Este Citroën C4 Picasso de color rojo rubí fue el vehículo 12 millones producido en Vigo
Este Citroën C4 Picasso de color rojo rubí fue el vehículo 12 millones producido en Vigo - EFE

Vigo y el Grupo PSA prolongan su idilio otros diez años más

Desde que comenzara su actividad en 1958, el centro de Balaídos ha producido algunos de los modelos más emblemáticos de la multinacional francesa

MadridActualizado:

La planta viguesa del Grupo PSA ha logrado adjudicarse un nuevo modelo. Se trata de un turismo que empezará a fabricarse en 2020, y dará carga de trabajo hasta 2026, y que llevará aparejada una inversión de 640 millones de euros, según ha confirmado el presidente del grupo PSA Peugeot Citroën, Carlos Tavares.

Y es que, el centro de Vigo es uno de los que más vehículos produce para la multinacional francesa en la actualidad. Con seis líneas de producción abiertas –los Citroën C4 Picasso, Grand C4 Picasso, Berlingo y C-Élysée y los Peugeot Partner y 301–, el año pasado sacó al mercado 407.100 unidades, lo que implica que los más de 6.000 empleados de este centro son capaces de ensamblar unos 1.800 coches al día. Además, desde que comenzará su actividad en 1958, este centro ha producido más de 12 millones de vehículos para Citröen y Peugeot, algunos de ellos en exclusiva mundial. Como consecuencia de la actividad portuaria e industrial de Vigo el 85% de la producción se destina a la exportación, llegando a un total de 90 países de los cinco continentes.

PSA-Vigo: 58 años de amor incondicional

Citröen Hispania abrió sus puertas en Vigo en abril de 1958 en unos antiguos almacenes de la calle Montero Ríos, que utilizaron como taller provisional hasta que un año después, en agosto de 1959, se inauguró el recinto de Balaídos –con una extensión superior a los 400.000 metros cuadrados–, y que es la localización actual de las instalaciones de PSA en Vigo. El primer coche producido en esta planta fue la furgoneta AZU, una modificación del Citröen 2CV, de la que se produjeron 25 unidades con destino Casablanca (Marruecos). En ese primer año se montaron un total de 400 vehículos. Después del traslado a Balaídos, se incorporó la línea de montaje del legendario Citröen 2CV.

Dos años después de su nacimiento, el centro de Vigo ya era capaz de producir 1.700 unidades al año de estos dos modelos, que coparon la primera década de su actividad. Durante los primeros años de los sesenta, el crecimiento de la producción fue casi exponencial –impulsado por el Plan de Estabilización que generó el despegue económico en España. En 1960 el centro contaba con 500 empleados que consiguieron duplicar la producción en su tercer año de vida. Como recompensa, la fábrica de Vigo recibió en 1962 un nuevo inquilino: el Citröen H. Así, con tan sólo un lustro de actividad, en 1963 la producción de los tres modelos –AZU, 2CV y H– superaba las 19.000 unidades.

La reducción de la demanda interna de vehículos –principal destino de la producción del centro de Vigo en esta época– que experimentó España en la segunda mitad de los setenta, unida al aterrizaje de nuevas marcas en el mercado, propició el estancamiento de la producción de la planta de Balaídos. En estos años llegaron nuevos modelos como el Citröen Sahara (1964), el AK (1967), el Dynam (1967), el Dyane 6 (1968) o el carismático Mehari (1969).

Peugeot aterriza en Vigo

Los setenta, y a pesar de la brutal crisis del petróleo que sacudió la economía mundial, serán la década de consolidación de la planta de Vigo. El principal culpable del éxito en esta etapa fue el Citröen GS, cuya fabricación se inició en 1971. Cuatro años más tarde, en 1975, Peugeot compró el 90% del capital de Citröen, constituyendo el Grupo PSA. En ese mismo año la producción alcanzó los 110.000 vehículos y la plantilla creció hasta tener más de 6.000 empleados. Durante esta década se abrieron tres líneas de fabricación nuevas: los Citröen CX y AYU (1976 y 77 respectivamente) y el Peugeot 504 (1977), el primero de la fábrica de Vigo. A partir de este momento la planta empezó a fabricar modelos de ambas marcas.

En la década de los ochenta se producirá el hito más importante de la planta de Vigo hasta esta época. La llegada del Citröen C15 en 1984 marcará la especialización de la fábrica en vehículos comerciales y turismos de gran tamaño. En Vigo no sólo se participó en el diseño del C15, también se desarrolló su evolución y se convirtió en el Centro Piloto para la producción de este modelo a nivel mundial. Durante los veintiún años que se mantuvo la producción del Citröen C15, que dejó de montarse en 2005, salieron de la planta de Vigo más de un millón de unidades. En estos años, también se produjeron turismos con una gran demanda como el Peugeot 505 (1980), y los Citröen Visa (1981), BX (1981) y AX (1986). Además, en los ochenta se modernizó la fábrica con la inclusión de la 1ª línea de soldadura totalmente robotizada y polivalente.

Berlingo y Partner: las joyas de la corona

La actividad de la planta de Vigo en la década de los noventa siguió orientada hacia los vehículos comerciales. La experiencia obtenida con la fabricación del C15, posibilitó que en 1996 se empezasen a producir dos utilitarios ligeros: el Citröen Berlingo, con más de un millón y medio de unidades producidas; y el Peugeot Partner, del que salieron más de un millón de ejemplares. Además de los buques insignia de la fábrica, en la última década del siglo pasado también se ensamblaron el Citröen ZX de tres puertas (1992); su sustituto, el Citröen Xsara con versiones de tres y cinco puertas (1997); y el Xsara Picasso (1999), del que se produjeron más de un millón y medio de ejemplares hasta el cese de su producción en el año 2010.

Con el comienzo del nuevo milenio, el centro de Vigo experimentó los mejores años de su vida. Bajo la premisa instaurada en el Grupo PSA de «Un grupo, dos marcas» la planta duplicó su producción. En el año 2002 se convirtió en la planta de mayor producción mundial del Grupo PSA con 476.000 vehículos terminados, en 2007 batió el récord de vehículos fabricados en España con 547.000 unidades producidas, y en 2009 alcanzó los diez millones de coches fabricados desde su apertura en 1958. A este gran éxito contribuyó el hecho de que en 1999 se empezara a producir en exclusiva mundial el monovolumen Xsara Picasso y en el 2006 –y también en exclusiva– las versiones C4 Picasso y Gran C4 Picasso. En 2007 se comenzaron a comercializar las nuevas versiones de los industriales Citröen Berlingo y Peugeot Partner, cuya línea de ensamblaje sique activa y de los que ya han salido a la calle más de medio millón de ejemplares.

El futuro del Grupo PSA Peugeot Citröen está en buenas manos gracias a los nuevos proyectos que se han instaurado en la fábrica de Vigo en el último lustro. En el año 2012 se empezaron a producir los modelos Peugeot 301 y el Citröen C-Elysée, además, un año más tarde también se comenzó con las nuevas líneas del C4 y el Gran C4 Picasso. Con las seis líneas de producción que mantiene abiertas hoy en día, la planta de Vigo contribuye enormemente con la filosofía del grupo: : ir un paso por delante de la competencia en productos y servicios, ser un grupo global, mantenerse como referencia del sector en eficacia operacional y desarrollar su actividad de forma responsable.