Citroën recupera el espíritu de los años 60 con el nuevo Mehari

El coche es un eléctrico de cuatro plazas y 200 kilómetros de autonomía

IBIZAActualizado:

Ibiza ha sido en entorno escogido por Citroën para presentar la última de sus creaciones, inspirada en cierta manera en el espiritu libre y alegre que sugiera la isla mediterránea.

Porque ese es el objetivo de la marca, recuperar con este vehículo el espíritu de los años sesenta presente durante la primera generación del Mehari, creado originariamente en el año 1968.

El nuevo coche es un eléctrico de cuatro plazas y 200 kilómetros de autonomía. Y es cierto que recuerda en su diseño y concepción al coche original. Tanto por sus colores (naranja, amarillo, beige y verde), como por sus líneas cuadradas y sencillas, sus puertas y ventanas desmontables, y fabricado en un material que permite su limpieza interior y exterior "a golpe de manguera". Como también podemos elegir el color del techo de lona y de los asientos, en total tenemos a nuestra disposición 6 posibles combinaciones.

Una ruta alrededor de la isla nos ha servido como toma de contacto con el nuevo coche. Y así hemos podido comprobar, en su entorno más lógico, tanto su comportamiento en carretera, donde se defiende con dignidad, como en ciudad, atravesando Ibiza sin generar ningún tipo de ruido ni emisiones.

El vehículo está dirigido fundamentalmente a servir como coche de flotas en zonas turísticas (alquileres o servicios de ocio), o para clientes particulares que lo utilicen como segundo o incluso tercer coche. Y este cometido lo supera con nota.

Con unas dimensiones de 3,81 metros de longitud, 1,71 de ancho y 1,65 de alto admite a cuatro pasajeros que quieran realizar una ruta del chalet a la playa, o darse una vuelta por el cetro turístico más de moda. Disponemos de 200 litros de maletero, y 100 litros más en un compartimento seguro situado en el fondo del cofre.

La batería le proporciona 50 Kw de potencia máxima, el equivalente a unos 60 CV, con una velocidad máxima de 110 Km/h (aunque seguramente en pocas ocasiones superaremos los 80, no porque el coche no lo logre, sino más bien porque al estar de vacaciones no tendremos la necesidad de alcanzar esa velocidad punta a la hora de desplazarnos). A una velocidad moderada, sin techo y sin ventanas laterales, todos los que viajen en el coche lo agracederán y disfrutarán ucho más del viaje.

La autonomía es de unos 200 km, y se recarga en un tiempo estimado de 8 horas en una toma de corriente de 16 Amperios, o en 13 horas en un enchufe de 10 Amperios (lo normal en los domicilios o casas de veraneo). Citroën garantiza 3.000 ciclos de carga sin pérdida de autonomía. También se puede poner en "hibernación" si vamos apasar tres meses sin utilizarlo, para evitar el deterioro de la batería.

En cuanto al equipamiento, ha que matizar que los coches que hemos probado eran unidades de pre-serie, que pueden variar a la hora de comercializarse. Aún así, tal y como obliga el ser el heredero del Mehari original, el coche es muy espartano. Nos encontramos un volante, los mandos para las luces e intermintentes, una conexión Bluetooth para nuestro teléfono o tableta, y poco más. en realidad tampoco es necesario en un coche que, salvo inclemencias del tiempo puntuales, se va a pasar la mauor parte de su vida completamente descapotado.

De momento no nos han facilitado ni la fecha de comercialización ni el precio en España. Pero en Francia se venderá por unos 25.000 euros, aunque con las subvenciones existentes en el país vecino para los coches eléctricos, se podría aplicar un descuento de unos 9.000 euros sobre esta tarifa.