Toyota multiplicará por diez la producción de pilas de combustible y depósitos de hidrógeno a partir de 2020

Esto se llevará a cabo en una nueva línea en la fábrica de Shimoyama y se expandirá la comercialización en Japón y otros países

MadridActualizado:

Toyota cree que las ventas globales de vehículos eléctricos de pila de combustible -Fuel Cell Electric Vehicles (FCEV)- aumentarán sustancialmente a partir de 2020, hasta las 30.000 unidades al año, frente a las 3.000 actuales. En preparación para ese crecimiento, Toyota presenta dos nuevas grandes instalaciones: un nuevo edificio cerca de su fábrica de automoción original de sistemas de pilas de combustible y una nueva línea en una planta existente para fabricar depósitos de hidrógeno a alta presión.

El sistema de pila de combustible (FC stack) es el que genera la electricidad a bordo a partir de hidrógeno y oxígeno, para propulsar los FCEV sin emisiones, y los depósitos almacenan el hidrógeno. La fabricación a escala de ambos componentes es crítica para reducir los costes del sistema y ampliar su disponibilidad para potenciar el crecimiento y las ventas de FCEV.

Para aumentar la producción de pilas de combustible, Toyota trasladará la producción desde su ubicación actual, en uno de los edificios existentes en su planta de Honsha, en Toyota City, a un nuevo edificio de ocho pisos, de alta tecnología, en las mismas instalaciones, cerca de la localización original de la primera fábrica de la compañía, que arrancó su actividad en 1938.

La producción de depósitos de hidrógeno a alta presión se realizará en una nueva línea específica que se añadirá a la cercana planta número tres de Shimoyama, en Miyoshi City, en la Prefectura de Aichi. Anteriormente, los depósitos de hidrógeno se montaban en la planta de Honsha, a menor escala.

Se espera que las nuevas instalaciones contribuyan a reducir de forma considerable las emisiones de CO2 durante la fase de producción. Se trata de una de las iniciativas del Desafío Cero Emisiones de CO2 en las plantas de producción, dentro del Desafío Medioambiental Toyota 2050.

La construcción de la nueva línea de depósitos de hidrógeno en Shimoyama ya se ha iniciado, mientras que el exterior del nuevo edificio para la producción de pilas de combustible ya está terminado y ahora se empezará a trabajar en el interior. Más adelante se anunciarán los detalles de las distintas instalaciones, con vistas a que estén operativas alrededor de 2020.

Expansión de los FCEV a más países

Como tecnología, la pila de combustible ya está madura y lista para aumentar su escala de producción. Toyota fue la primera en llevar al mercado una berlina de pila de combustible producida en serie, el Toyota Mirai, en diciembre de 2014. La producción y las ventas anuales se han ido incrementando año tras año, pasando de unas 700 unidades en 2015 a las 2.000 unidades de 2016 y, más recientemente, alrededor de 3.000 unidades en 2017.

No obstante, para fomentar un uso más generalizado de los vehículos a base de hidrógeno, sin emisiones, tienen que popularizarse a partir de la próxima década. Para entonces, Toyota aspira a alcanzar unas ventas anuales de FCEV superior a las 30.000 unidades en todo el mundo, multiplicando así por diez la cifra actual.

El Toyota Mirai se comercializa hoy día en 11 países: Japón, Estados Unidos y nueve países europeos. Toyota está trabajando en el desarrollo de un entorno que permita la venta de FCEV en más países y regiones en el futuro. Como parte de ello, actualmente se están realizando pruebas de demostración del Mirai en Australia, Canadá, China y Emiratos Árabes Unidos. Así, Toyota está examinando la demanda de FCEV mientras sigue contribuyendo con iniciativas para promover el desarrollo de infraestructuras de hidrógeno.