Multas de 2 puntos y 300 euros al circular a 51 por hora en algunas calles si prospera la reforma de la DGT

El organismo quiere bajar ahora a los 20 km/h la velocidad máxima en determinadas vías urbanas, frente a los 30 que se planteaba recientemente. El cuadro que establece las sanciones no recoge esta nueva limitación, por lo que habrá que ver si la DGT la incluye o establece las sanciones que se aplican cuando el límite es de 30 km/h.

S. M.
Actualizado:

La Dirección General de Tráfico estudia ir más allá en su proyecto de reducción de la velocidad en vías urbanas. El organismo presidido por Pere Navarro pretende reducir este 2019 la velocidad máxima a la que se podrá circular por las ciudades, no solo a los 30 km/h, sino a los 20 km/h en algunas vías y a los 50 km/h en otros casos.

Según el borrador del Real Decreto por el que se modifica el Reglamento General de Circulación, y al que ha tenido acceso Europa Press, se fijarán tres límites de velocidad en vías urbanas y travesías: 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera; 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación; y 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación (40 km/h para vehículos que transporten mercancías peligrosas). Hay que recordar que el pasado 28 de diciembre, el Consejo de Ministros aprobó la medida que supone la reducción de la velocidad máxima en carreteras convencionales a los 90 km/h. Esta medida entrará en vigor el 29 de enero.

En materia sancionadora, el texto indica que las infracciones a las nuevas normas de velocidad seguirán siendo calificadas como 'graves' y 'muy graves' según lo recogido por la Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Es decir, si antes, con la limitación establecida en los 50 km/h, se podían perder dos puntos de carné por ir a una velocidad de entre 71 y 80 km/h (además de una multa de 300 euros), ahora esto será posible circulando entre los 51 y los 60 km/h por las vías en que se fije un límite de 30 km/h. En estas vías, conducir a una velocidad de entre 71 y 80 km/h supondrá, con la nueva normativa, la pérdida de seis puntos y una multa de 500 euros.

El cuadro que establece las sanciones por exceso de velocidades en función de los límites establecidos no recoge el límite de 20 km/h, por lo que habrá que ver si la DGT la incluye o establece las sanciones que se aplican cuando el límite es de 30 km/h.

Posibles excepciones

Según el documento, las velocidades genéricas establecidas podrán ser rebajadas por la Autoridad Municipal, previa señalización específica. También podrán los ayuntamientos aumentar la velocidad en vías de un único carril por sentido (que la DGT quiere fijar en 30 km/h) hasta los 50 km/h, también si se ha señalizado previamente el cambio.

Con respecto a las travesías, Tráfico fija un límite de 50 km/h para todo tipo de vehículos, aunque podrá ser rebajado por acuerdo de la Autoridad Municipal con el titular de la vía, y una vez se ha procedido a la señalización. Igualmente, los ayuntamientos podrán también ampliar los límites máximos de velocidad en autopistas y autovías urbanas que transcurren dentro de poblado, también señalizando previamente la medida. Tendrán hasta seis meses para adaptar las señales una vez se apruebe el Real Decreto.

Según manifiesta Tráfico en el documento, la modificación del Reglamento General de Circulación pretende mejorar la seguridad vial en vías urbanas, pues recuerda que en 2017 fallecieron en las ciudades españolas un total de 509 personas, de las cuales el 80% correspondía a colectivos vulerables (peatones, ciclistas, motoristas y usuarios de ciclomotor). Además, recalca que "la experiencia demuestra que la reducción de la velocidad tiene un efecto directo en la reducción de la siniestralidad de los vulnerables".