Los cruces o intersecciones, de las zonas con mayor peligro en vías, calles y carreteras

La intersección más peligrosa y, por tanto, la que más accidentes con personas lesionadas conlleva es la de forma de «X» o «+» con el 43% de los siniestros

MadridActualizado:

Los cruces o intersecciones son una de las zonas con mayor peligro en vías, calles y carreteras. En España, el 40% de los accidentes con víctimas sucede en estos lugares, según datos recogidos y analizados por Formaster, Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial. Este dato, unido a que el 21,5% de los fallecidos en un accidente es en una intersección o cruce, pone de manifiesto los peligros que conllevan estas zonas y el desconocimiento por parte de los conductores de cómo actuar correctamente y de forma segura en ellas.

Las intersecciones son áreas de gran peligrosidad en comparación con otras zonas de las carreteras. Los accidentes en cruces o intersecciones superan en 23 puntos a los acaecidos en rectas, que representan el 16,7%, y en 31 puntos con respecto a los ocurridos en curvas, donde se produce el 8,5% de los siniestros con víctimas.

La intersección más peligrosa y, por tanto, la que más accidentes con personas lesionadas conlleva es la de forma de «X» o «+» con el 43% de los siniestros, seguido de los cruces en «T» o «Y» (incorporaciones a autovías o autopistas o estrechamientos de la calzada) donde se producen el 29,2% de los incidentes viales con víctimas. La intersección giratoria, conocida popularmente como rotonda, tiene la menor siniestralidad, pues sólo el 22,3% de los accidentes suceden en ellas, aunque hay que decir que este porcentaje sube hasta el 35% cuando la rotonda se sitúa en zonas interurbanas, principalmente debido a la alta velocidad y el poco tiempo que tiene el conductor para reaccionar ante ella.

La mortalidad en las intersecciones en vías y carreteras españolas es muy alta. Sólo en 2016, últimos datos registrados por la DGT y estudiados por Formaster, el 21,5% de los fallecidos en un coche fue debido a un accidente en un cruce, un porcentaje elevadísimo según considera la Asociación Formaster, pues supone 389 fallecidos. Además, de los casi 142.200 heridos registrados en las carreteras de España, más de 54.400 -un 38,3%- fueron heridos leves o graves por un siniestro en un cruce.

Un aspecto preocupante que ha observado Formaster entre los datos de siniestralidad en las intersecciones es el aumento del número de accidentes mortales en los cruces sucedidos en núcleos urbanos, principalmente debido a la velocidad de los vehículos y el poco respeto que a la prioridad y a las señales en estas zonas.

Los dos accidentes más comunes en una intersección es, por un lado, el alcance entre dos vehículos debido a que no se guarda la distancia de seguridad reglamentaria y en ciudad a que se conduce con mayor distracción. Y un segundo accidente, mucho más peligroso, que es el alcance frontolateral, es decir, en el que uno de los coches tiene daños frontales mientras que el segundo coche implicado presenta daños laterales. Precisamente, el mayor perjudicado en estas colisiones suele ser el vehículo con daños laterales porque es la zona más débil y sensible del coche. Hay que recordar que las puertas son siempre zonas muy ligeras para que se puedan abrir y cerrar con mayor facilidad y menor esfuerzo, lo que hace que los golpes laterales sean muy peligrosos y mucho más letales.

El daño más común en un accidente en un cruce es el latigazo cervical lateral donde el conductor no tiene elementos de seguridad para mitigar estos golpes en el cuello que pueden producir grandes lesiones. A día de hoy, todos los vehículos cuentan con airbag delanteros y diversos sistemas para mitigar los efectos de los choques frontales o alcances traseros, pero sólo los coches de alta gama y los más nuevos vienen dotados con airbags de cortina o laterales.