Cómo salir de un coche sumergido

Por cada 30 cm de altura del agua a partir de los bajos, el peso se reduce en 700 kilos, por lo que una corriente de 60 cm puede arrastrar la mayoría de los vehículos

MadridActualizado:

Se acerca el otoño y, con él, la temporada de lluvias. Ya estamos viviendo estos días un adelanto, por lo que desglosamos unos consejos para saber cómo salir del vehículo si la riada nos sorprende en el coche porque, aunque parezca de película, hay accidentes de muchos tipos. Uno de los dispositivos preventivos y pasivos de los coches son las lunas, una parte grande y pesada en los vehículos que, a su vez, pueden ser la vía de escape en caso de quedar atrapados por completo bajo el agua.

Una peligrosísima situación de la que escapar lo antes posible mientras el vehículo se hunde. ¿Qué hacer en un caso así? Porque en un coche bajo el agua abrir las puertas es poco menos que misión imposible, justo por la presión que ejerce el agua contra ellas.

En un coche bajo el agua abrir las puertas es poco menos que misión imposible, jdebido a la presión que ejerce el agua contra ellas. Las ventanas, luneta trasera o parabrisas son las primeras opciones a valorar para intentar escapar. Pero tenemos que saber a qué tipo de cristal nos enfrentamos y, más aún, cómo actuar, porque no siempre va a ser posible romperlo.

Lo mejor que nos puede pasar es que podamos abrir la puerta nada más caer al agua. Si no es posible, lo segundo que podemos hacer es bajar la ventanilla antes de que el nivel del agua supere la ventanilla, ya que entonces puede no abrirse, y el mecanismo de elevalunas eléctrico puede dejar de funcionar. En ese momento lo más probable es que el agua entre a borbotones con mucha violencia, así que mantener el cinturón abrochado hasta el final es buena idea.

Los modernos parabrisas están fabricados con cristal laminado, es decir, dos planchas de vidrio unidas entre sí por una capa de polivinilo. Si este cristal rompe, los trozos quedan adheridos al último.

Esta solución, que muchos automóviles vienen adoptando también para las ventanillas, está ideada para, en caso de accidente, evitar que los trozos de cristal caigan sobre el pasaje y cortándole con consecuencias fatales. Y eso que, al mismo tiempo, supone un serio contratiempo para salir del vehículo, pues es casi imposible abrir un agujero a golpes contra esa superficie. Ni siquiera para aquellos que planean robar el coche.

Por lo general, ventanillas y luneta trasera son de cristal templado, y ahí sí podemos encontrar la vía de evacuación. Más resistente a los golpes, sobre todo, y como demuestra el vídeo sobre estas líneas en la parte central de la pieza, si impactamos en el lugar preciso, normalmente una esquina, romperá en miles de pequeños trozos fáciles de retirar.

Es fundamental actuar con rapidez. Una vez fuera del vehículo, se recomienda nadar apartándose del mismo.