El combustible del futuro podría salir de los vertederos

Seat testará en sus vehículos biocombustible obtenido a partir de deshechos procedentes de vertederos municipales

EFE
BarcelonaActualizado:

Seat participará hasta el año 2023 en el proyecto Life Landfill Biofuel, una iniciativa que llevará a la marca a probar en sus vehículos biocombustible obtenido a partir de vertederos municipales.

Este proyecto, que cuenta con un presupuesto global de 4,6 millones, un 55% financiado por la Comisión Europea, busca obtener gas renovable a partir de vertederos municipales, ha informado la marca en un comunicado.

La Unión Europea limitará al 10% los residuos municipales que se pueden tirar a los vertederos en 2035, por lo que convertir los residuos en biocombustible para el transporte es una solución para este reto medioambiental.

FCC, Iveco, la Universidad de Granada, la Fundación Cartif, Sysadvance y Gasnam son otras de las entidades que participan en este proyecto.

El responsable de proyectos de gas renovable de Seat, Andrew Shepherd, ha destacado que este proyecto permitirá "avanzar en el desarrollo e investigación del biometano como combustible"