Interactivo | Ayudas ADAS

PCW, LKAS, ACC...: las siglas de tu coche que te pueden salvar la vida

Los expertos creen que los sistemas de ayuda ADAS tienen potencial a largo plazo de reducir a cero la siniestralidad, pero avisan de que por el momento «solo minimizan los riesgos, no los anulan», y el conductor debe mantener siempre la atención en carretera

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tecnología invisible con resultados muy visibles. Los sistemas avanzados de asistencia a la conducción, o ADAS, posibles gracias a más de una veintena de sensores, cámaras y radares incorporados a los coches, tienen la capacidad de reducir a medio plazo hasta un 25% la siniestralidad, según estimaciones de la asociación de aseguradoras GDV. Evitarían así gran parte de las 25.000 muertes en accidente que cada año ocurren en las carreteras europeas, especialmente el frenado autónomo de emergencia y las ayudas al aparcamiento. Incluso tienen potencial de acabar a largo plazo con la siniestralidad vial, según los expertos.

«Los sistemas de asistencia a la conducción ayudan al conductor a reconocer posibles riesgos y advertirle de los mismos para que reaccione. Si éste no lo hace, pueden actuar automáticamente para evitar un posible accidente», detalla Lorenzo Jiménez, de Bosch España. Para funcionar, emplean información captada por una red de sensores de entorno. Los modelos más avanzados equipan más de una veintena, entre radares de corto, medio y largo alcance, cámaras de vídeo, ultrasonidos y los más caros de todos: los LIDAR, sistemas de detección de objetos, animales y personas que funcionan mediante láser.

En función de los datos recabados, los ADAS apoyan al conductor a ser consciente e interpretar lo que está sucediendo alrededor de su vehículo, a reconocer posibles situaciones peligrosas y a conducir en condiciones difíciles, «con el objetivo de prevenir y evitar accidentes de tráfico, así como reducir el nivel de estrés del conductor», amplía Jiménez.

Jaime Huerta de Merodio, secretario general de ITS España, cree que si todos los vehículos emplearan estos sistemas «realmente se podría evitar la pérdida de vidas», algo que no obstante cree que «a día de hoy no es realista». A su juicio, las ayudas fundamentales, con mayor influencia demostrada en la reducción de la siniestralidad, son el control de velocidad, la alerta de salida de carril, la alerta de colisión frontal, el frenado autónomo de emergencia, el control del ángulo muerto y el detector de fatiga.

En España, según Bosch, el Control de Crucero Adaptativo ACC podría evitar un 5,7% de todos los accidentes de tráfico (103 fallecidos en 2016). La frenada autónoma de emergencia podría evitar un 27% de todos los accidentes con víctimas originados por colisiones por alcance (32 fallecidos). Además, en el caso de la frenada autónoma de emergencia para peatones, se podrían evitar el 78% de los atropellos en vías urbanas y un 47% en interurbanas, y mitigar el 12% de los mismos en urbanas y el 23% en interurbanas. Por tanto, según las cifras de la DGT del año 2016, hubiera supuesto en total 320 muertes menos (227 en ámbito urbano y 93 en interurbano). Los sistemas de mantenimiento del carril, por su parte, tienen potencial para reducir un 25 por ciento los accidentes con víctimas mortales (150 fallecidos en 2016), ya que las salidas de la vía son una de las principales causas de accidentes de tráfico, debido a despistes, fatiga, presencia del alcohol y drogas y exceso de velocidad.

Su coste económico puede elevar el precio del vehículo entre 500 y 30.000 euros, dependiendo de su sofisticación. Ernesto Nava, director de la Escuela RACE de conducción, destaca que tienen potencial y capacidad de salvar vidas y evitar daños graves, pero insiste en que «solo son sistemas que minimizan los riesgos, no los anulan», por lo que el conductor debe mantener la siempre la atención en la carretera.

Nava diferencia entre aquellos que simplemente emiten alertas y avisos y otros que actúan de manera activa, y asisten al conductor, llegando a tomar el control de elementos como la dirección. Pero ni siquiera en el caso de estos últimos debemos dejarnos llevar por la tecnología. En este punto remite remite como ejemplo al libro de instrucciones del vehículos. «Veremos que hay una serie de condicionantes, por ejemplo, si la carretera está sucia. Son cosas de sentido común, pero el conductor no debe llevarse a la confusión».

Aunque estos sistemas son cada vez más populares, nuestro país se sitúa por detrás de la mayoría de países europeos, según datos del fabricante de componentes Bosch y de la consultora Jato Dynamics, que han analizado su implantación en los vehículos nuevos comercializados durante 2017 en Alemania, Francia, España, Gran Bretaña, Italia, Bélgica, Holanda y Rusia.

La ayuda al aparcamiento triunfa en España

En España el sistema preferido es el asistente de aparcamiento, con una cuota del 54%, por delante de Italia y Rusia. Francia, con un 85%, se sitúa en cabeza, mientras que el país transalpino apenas alcanza el 44%. Esta preferencia se sitúa en línea con la opinión mayoritaria entre los conductores españoles, para los cuales la principal ventaja de la creciente automatización de la conducción es que ayudará a encontrar plaza de aparcamiento, según una encuesta encargada por Bosch.

En cuanto al asistente más importante y con mayor potencial de salvar vidas, la frenada autónoma de emergencia, la cuota de España es de apenas el 31%. Países como Bélgica o Alemania alcanzan el 54%, mientras que Francia se sitúa también en el 31% e Italia se queda ligeramente por detrás, con el 30%. Muy por encima, no obstante, del farolillo rojo: Rusia, con solo un 6%. Respecto a los sistemas de ayuda al mantenimiento del carril, España (30 por ciento) está ligeramente por debajo de la mayoría de países europeos y, tan sólo, por delante de Italia (27 por ciento) y Rusia (6 por ciento).

Más de una docena

Desgranamos a continuación los principales sistemas de asistencia existentes en la actualidad:

1234567891011121314
  1. Alerta de salida involuntaria de carril (LDW/AFIL)

    LDW desarrollado por Continental - Continental

    Permite luchar contra la falta de atención o contra los pequeños momentos de despiste al volante, gracias a sensores de infrarrojos orientados hacia el suelo que detectan las bandas blancas pintadas en la calzada. Emite alertas sonoras o vibratorias cuando abandonamos las líneas de la vía sin usar los intermitentes, pero no actúa sobre la dirección.

  2. Sistema de Mantenimiento de Carril

    LKAS de Bosch

    Conocido también como LKAS, del inglés Lane Keeping Assist, funciona gracias a una cámara integrada que detecta si el vehículo se desvía de forma inconsciente. Es una mejora del anterior, ya que actúa de forma activa sobre la dirección.

  3. Control de Crucero Adaptativo, ACC o Adaptative Cruise Control

    Adaptative Cruise Control de Bosch - Bosch

    Ajusta la velocidad y la distancia con el vehículo que circula por delante nuestro, gracias a un radar de onda milimétrica. Es una mejora del sistema de Control de Crucero, que mantiene el vehículo a una determinada velocidad seleccionada por el conductor.

  4. Alerta de colisión frontal (FCW)

    Forward Collision Warning de Mobileye - MobilEye

    Si los sensores detectan un obstáculo parado o un vehículo que se mueve a menor velocidad que la nuestra el vehículo avisa con una señal visual y acústica y, si aún así existe riesgo de colisión, muestra una advertencia en la pantalla y enciende una luz LED. Además, según Bosch, al mantener la distancia de seguridad con el vehículo precedente reduce el consumo de combustible y las emisiones de CO2 en un 3% al evitar aceleraciones bruscas y mantener la velocidad constante.

  5. Detector de peatones, ciclistas o animales (PCW)

    Sistema PCW de Mobileye - Mobileye

    Igualmente es una mejora del anterior. Se evalúa desde 2016 en los test Euro NCAP para peatones, y desde 2018 puntúa el reconocimiento de ciclistas. En ambos casos, tanto estáticos como en movimiento, y desde el frontal o desde el lateral. Ofrece la puntuación máxima si se evita por completo una colisión, pero también puntúa ser capaz de reducir la velocidad para minimizar la gravedad de las heridas.

  6. Asistente de frenada de emergencia (BAS)

    BAS Plus del Mercedes Clase S - Daimler

    Es obligatorio en los coches nuevos desde 2009. Detecta situaciones de frenada de emergencia, y asegura que en ellas la fuerza de frenado, y con ella la deceleración del vehículo, sea máxima. Trabaja en conjunto con el sistema antibloqueo de frenos ABS.

  7. Frenada autónoma de emergencia

    EuroNcap

    Si los sensores detectan un obstáculo y el conductor no interviene, el sistema inicia una frenada automática y/o activa la asistencia anticipada a la frenada.

  8. Asistente de aparcamiento (Park Assist)

    Park Assist de Volkswagen

    Engloba un enorme abanico de sistemas, desde los avisadores sonoros a visuales hasta las cámaras de visión trasera o delantera. Los más avanzados calculan la distancia con los vehículos del entorno e incluso aparcan el coche de forma autónoma, tomando el control de la dirección gracias a los sensores de proximidad.

  9. Reconocimiento de señales de tráfico (TSR)

    TSR de Ford - Ford

    Una cámara frontal reconoce la limitación de velocidad o las restricciones de adelantamiento, y las proyecta en el cuadro de instrumentación, mejorando la velocidad de reacción del conductor.

  10. Avisador de ángulo muerto (BSD)

    Blind Spot Detection de Kia - Kia

    Un conjunto de más de 20 sensores detecta si hay vehículos circulando al lado del nuestro, mediante indicaciones en los retrovisores. Si aún así efectuamos la maniobra, emiten avisos sonoros y visuales.

  11. Alerta de tráfico cruzado (CTA)

    Cross Traffic Alert de BMW
    Cross Traffic Alert de BMW - BMW

    Circulando marcha atrás, emplea el sistema de detección de ángulos muertos para localizar vehículos u obstáculos con los que podríamos colisionar, emitiendo avisos sonoros y visuales. Se puede visualizar con indicadores en los retrovisores, o en la consola central.

  12. Detector de fatiga (DFD)

    Volkswagen

    La fatiga, muchas veces difícil de percibir, puede ser tan peligrosa como circular bajo los efectos del alcohol. Este sistema emplea numerosos elementos, como una cámara que enfoca a los rasgos del conductor. También tiene en cuenta la última vez que paró, si ha dejado de usar los intermitentes para cambiar de carril, si conduce de manera demasiado brusca, si pisa en exceso las líneas…

  13. Asistente de Luces (TLA)

    Volkswagen

    Diversos estudios demuestran que, por olvido o por pereza, las luces largas apenas se utilizan. Este sistema alterna automáticamente entre cortas y largas, primando estas últimas en conducción interurbana siempre que no haya peatones, ciclistas u otros automóviles que puedan verse deslumbrados

  14. Asistente de visión nocturna (NVA)

    Una de las últimas incorporaciones, emplea un visor de infrarrojos para mostrar los obstáculos sobre el cuadro digital del modelo en condiciones de baja visibilidad.