El ecoRZ es uno de los monoplazas españoles que compiten en la Formula Student Spain
El ecoRZ es uno de los monoplazas españoles que compiten en la Formula Student Spain - UPC ecoRacing
Formula student spain

El futuro de la Fórmula 1 pasa por Montmeló

1700 estudiantes de ingeniería de todo el mundo se dan cita este fin de semana en el evento patrocinado por SEAT para, cómo si de un Gran Premio se tratase, demostrar que sus monoplazas son los mejores

Actualizado:

El futuro de la Fórmula 1 está de enhorabuena, y es que los mejores estudiantes de ingeniería del mundo compiten este fin de semana en Montemeló en la «Formula Student Spain», competición bautizada como la Fórmula 1 de los estudiantes.

Un total de 68 equipos, de los cuales 18 proceden de universidades españolas, compiten desde este jueves 27 de agosto y hasta el domingo 30 para demostrar que su prototipo es el mejor de la «Formula Student Spain». No sólo tendrán que ganar las pruebas técnicas, también deben demostrar que son capaces de gestionar un proyecto empresarial rentable defendiendo el trabajo realizado durante todo el año.

La «Formula Student» es una competición que nació en 1981 en EE.UU., que desde hace seis años tiene su edición en España en el circuito de Montemeló, y que ya ha visitado míticos trazados como Hockenheim y Silverstone esta temporada. Durante los cuatro días del certamen, cuyo principal patrocinador es SEAT, los estudiantes podrán experimentar lo que se siente al formar parte de una escudería profesional y ocupar un lugar en el paddock del circuito catalán.

Cuatro son las pruebas técnicas a las que se enfrentan los participantes para lograr la máxima puntuación posible y coronarse como campeones de la «Formula Student Spain». La primera es la de Aceleración en la que resultará ganador el vehículo más rápido en recorrer un recta de 75 metros. Luego tendrán que demostrar el agarre del monoplaza en el paso por curva recorriendo un trazado en forma de ocho, Skidpad le llaman.

La tercera de las pruebas es la que impregna de la esencia de la Fórmula 1 a la competición. Los equipos deberán realizar una vuelta de calificación, denominada Autocross, en busca de la «pole position» para el plato fuerte de la competición: la carrera de resistencia. El último evento de la «Formula Student Spain» es el Endurance. Los pilotos tendrán que demostrar en un recorrido de 22Km el trabajo realizado por el equipo para llegar al primer cajón del podio.

Una vez finalizada la competición los jueces se retirarán a debatir y revisar los tiempos registrados por los participantes para determinar los ganadores absolutos de la «Formula Student Spain». Se entregan premios en las categorías de combustión y eléctricos, además de premios genéricos cómo el mejor plan de negocios o el mejor equipo español entre otros galardones.

Talento «made in Spain»

Entre los equipos españoles que participan en la competición, ABC ha tenido la oportunidad de hablar con dos de ellos. Uvigo Motorsport ha iniciado este año su participación en la «Formula Student» y vienen de probar su monoplaza en Alemania, donde quedaron en un meritorio 65º puesto para estar empezando. En la prueba en Inglaterra no pudieron tomar la salida, pero la experiencia adquirida y el ambiente de la competición les ha llevado en volandas a prepararse todavía más para mejorar su clasificación en la ronda española.

Explican que han contado con un presupuesto para la temporada de unos 60.000 euros, de los que 28.000 se emplearon en desarrollar el monoplaza y el resto en viajes y logística. Han recibido ayuda de empresas privadas de tecnología y componentes, así como de instituciones públicas como el Ayuntamiento de Vigo o la Diputación de Orense.

El equipo Uvigo Motorsport en su set de Hockenheim
El equipo Uvigo Motorsport en su set de Hockenheim

Esfuerzo, dedicación e ilusión son la clave para demostrar que «hay talento para sacar adelante este tipo de proyectos», y es que el Uvigo Motorsport ha venido para quedarse, porque cómo ellos mismos reconocen «la idea es que a medida que vayamos acabando la carrera pueda entrar gente nueva y que la experiencia se vaya transmitiendo».

Otro de los participantes españoles en la competición es el UPC ecoRacing formado por estudiantes de ingeniería industrial de la ETSEIAT en 2008. Entre los logros más destacados el UPC ecoRacing desarrolló el primer híbrido de competición fabricado en España, el ecoR2, que en 2011 consiguió quedar subcampeón de la Formula Student Spain.

En 2012 el equipo decidió «aventurarse a diseñar el primer 100% eléctrico, el ecoRZ, para alcanzar nuevas metas y seguir demostrando que la movilidad sostenible es el futuro», diseño con el que se proclamaron el campeones de la «Formula SAE Italy» en la categoría de proyecto con 323 de 325 puntos posibles. Proyecto que se hizo realidad el pasado 15 de mayo, cuando el ecoRZ fue presentado en sociedad en la Sala de Actos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial y Aeronáutica de Terrassa.

El ecoRZ el 15 de mayo de 2015 en su presentación ante más de 300 personas
El ecoRZ el 15 de mayo de 2015 en su presentación ante más de 300 personas

Cuentan con un presupuesto de unos 200.000 euros para desarrollar sus monoplazas y con la ayuda del ayuntamiento de Tarrasa que «nos cede una explanada asfaltada de grandes dimensiones donde podemos realizar todas las pruebas dinámicas de la competición». Entre el elenco de más 50 patrocinadores que hacen posible UPC ecoRacing se encuentran empresas como SEAT, KOSTAL, Venair o Rücker Lypsa EDAG Group.

El UPC ecoRacing se enfrenta estos días al reto de ganar por primera vez un evento de la «Formula Student», y qué mejor manera de hacerlo que en casa, y poner la guinda a este proyecto que tantos años lleva motivando a sus integrantes a luchar por sus sueños. Sueños que seguro alcanzarán algún día, pues como han contado para ABC, su objetivo «más que ganar, como se podría pensar, es el hecho de aprender lo máximo. Construir tu propio monoplaza y formar parte de un equipo de estudiantes de ingeniera es una experiencia única».

Tienen todo lo necesario para triunfar en la vida y la competición pues con la humildad, el esfuerzo y la pasión que demuestran estos jóvenes ingenieros, el horizonte de la Fórmula 1 es una realidad cada día más cercana.