En la imagen, los Seat Mii y 800, versión de 5 puertas del popular 600.
En la imagen, los Seat Mii y 800, versión de 5 puertas del popular 600.

SEAT enfrenta a los Mii y 600

A los cuarenta años de que se dejara de fabricar el mítico Seat 600, comparamos el coche que motorizó España en las décadas de los 50, 60 y hasta 70, con el nuevo urbanita Mii de la firma española.

f. del brio
Actualizado:

Cuando llevas toda la vida entre coches es difícil renunciar a una prueba que compara 2 Seat como el mítico 600 y el moderno Mii, que aparte de la marca sólo tienen en común su carácter urbano por su pequeño tamaño. Y eso que lo de urbano sólo se podría aplicar al actual, pues el 600 era el «coche para todo»: ciudad, viajes de familia, las salidas «domingueras» con todo el equipaje que cupiese dentro o en la baca...

El segundo aliciente de esta comparativa era el lugar: la nave-museo de la factoría de Seat de la Zona Franca de Barcelona. Y en cualquier caso, la oportunidad de volver a conducir varios modelos del 600 había que aprovecharla.

El 600 comenzó a fabricarse en España a mediados de 1957 y el último salió de fábrica el 31 de julio de 1973. En 16 años se vendieron 4 versiones, la primera y después las D, E y L Especial, aunque en realidad básicamente fueron 2: la primera. con motor de 633 cc, al principio con 18 CV y más tarde con 20; y la segunda, de 767 cc y nada menos que 25 CV, con una modificación transcendental como fue el cambio de sentido la apertura de las puertas. Su precio medio fue de 63.000 pesetas, es decir 378,64 euros. Ahora el precio medio de un Mii, gracias al Pive, ronda los 6.400 euros. En 1973 para adquirir un 600 había que invertir un año del salario mínimo y ahora para acceder a un Mii bastan 10 meses del mismo salario.

Seguridad y confort

Ambos coches son similares por tamaño: 3,30 metros de largo el 600 y 3,55 metros el Mii, aunque lo que marca más la diferencia es el ancho, con 1,38 metros el 600 y 1,64 el Mii, responsables del factor que más distingue a ambos, el confort. Mientras en el Mii se puede viajar con la comodidad de una berlina, en el 600 cualquiera de los ocupantes tenía uno de sus costados empotrados en el lateral. Realizamos una maniobra de zigzag entre conos y con el 600 los brazos del conductor se tropiezan al mover el volante. Y estos son aspectos que repercuten en la seguridad, sin necesidad de llegar al extremo de la demostración que realizamos con los 2 modelos, frenando en una pista mojada y una de las dos mitades del coche rodando sobre una superficie deslizante. Ahí el Mii paró sin perder la trayectoria y el 600 patinó y perdió en control de la trazada. Y eso que los neumáticos que calzaba eran mucho mejores que los de tipo diagonal de origen.

Otro apunte: la climatización del 600 se basaba en un sistema para derivar a la parte delantera el calor del motor, en invierno, y en una ventanilla triangular derivabrisas para el verano. Y para desempañar los cristales lo mejor era llevar un trapo a mano.

«Todo atrás»

El 600 era un coche «todo atrás»: motor y transmisión en el eje trasero, algo muy común en la época en los coches pequeños y medianos. La disposición implicaba algunos problemas, pero tenía también ventajas, como su poder de tracción. El Mii, por el contrario, es un «todo delante», lo que supone, entre otras ventajas, que con solo un palmo más de longitud el más moderno coche urbano de Seat dispone de 251 litros de maletero con todas las plaza ocupadas, frente a unos escasos 58 litros del 600.

También si hablamos de rendimiento las diferencias son abismales. Ya hemos dicho que el mejor de los 600 su motor ofrecía 25 CV; es decir 36,5 CV por litro de cilindrada, mientras que el motor 1.0 de 3 cilindros del Mii da 75 CV. Al primero, aquella potencia le permitía alcanzar 115 km/h con un consumo en carretera difícil de bajar de 7 l/100 km, mientras que con el Mii se puede llegar a 172 km/h y homologa 3,9 l/100 km.

Sin embargo, y frente a tantos aspectos en contra, el 600 superó todas las necesidades de movilidad de un país, con una red de carreteras que saldría aún peor parada si la comparáramos con la actual, y sobre todo ofreció la mayor libertad de movimiento a los españoles durante 2 largas décadas. Un coche que se ha ganado, con todos los honores, la categoría de mito.

Otras diferencias entre 600 y Mii:

Transmisión

Tracción: 600 trasera; Mii delantera

Cambio: 600 manual de 4 velocidades; Mii manual 5 velocidades

Dirección

600 de tipo tornillo sin fín; Mii asistida electrohidráulica

Frenos

Delanteros/traseros: 600 tambor/tambor; Mii discos ventilados/tambor

Peso (kg): 600 de 585 a 615 kg; Mii de 929 a 940 kg

Prestaciones

Velocidad máxima: 600 de 90 a 115 km/h; Mii de 160 a 172 km/h