Justo Gallego, en una imagen de archivo
Justo Gallego, en una imagen de archivo - ABC

Justo Gallego: «No importa lo que un hombre pueda hacer. Esta obra es solo para glorificar a Dios»

El mejoreño, que lleva años construyendo una catedral con sus propias manos, pide que no se desvíe la atención del propósito para el que inició su obra: «dignificar al Señor»

Actualizado:

Ha tardado en llegar, pero el reconocimiento a Justo Gallego, ese hombre al que muchos llamaban loco en Mejorada del Campo pero que con gran esfuerzo y tesón sigue construyendo una catedral a sus 89 años, tendrá lugar el próximo sábado, día en que el pueblo madrileño dará su nombre a un parque.

[Fotografías: Así es hoy la catedral de Justo Gallego]

Tras la creación del grupo de Facebook «Mejoreños en Acción», que reclamaba una calle para el vecino de Mejorada así como un merecido reconocimiento, Justo Gallego ha querido precisar a este periódico que, «aunque estoy agradecido al Ayuntamiento por el homenaje y el hecho de que le den mi nombre a un parque, tengo que aclarar que todo lo que hago es por y para Dios. No importa lo que yo haga, pues a mí solo me mueve la fe».

El grupo «Mejoreños en Acción» creado por Teresa Salvanés, a quien Justo Gallego asegura no conocer, ha vivido unos días convulsos. La comunidad de Facebook, que en opinión del creador de la Catedral se ha excedido con sus acciones en algunos momentos, fue ideada sin el consentimiento de Justo Gallego y, en opinión del artista, «está desviando a la gente del propósito para el que esta Catedral se construye». «No perseguimos ningún fin turístico, que es lo que se está dando a entender, sino que es una obra que se hace exclusivamente por fe».

«La catedral es un lugar privado»

«La catedral de Justo Gallego no es un lugar público, sino privado. Esta es su casa, aunque tenga las puertas abiertas para que la gente pueda contemplar su obra», aseguran a este periódico Ángel López y Patricia Gutiérrez. «A Justo le conocen casi más fuera de España que dentro, cada día viene muchísima gente a ver la Catedral y hace años que le están ayudando con donativos y otro tipo de acciones». Del mismo modo, tanto Ángel como Patricia —que llevan años acompañándole en su quehacer diario— aclaran a este periódico que «si no se ha pedido un homenaje antes a Justo Gallego es, precisamente, porque no quiere reconocimientos. Lo sabe todo el que lo conoce. El grupo 'Mejoreños en Acción' —prosiguen— no ha contado con Justo para pedir un homenaje a pesar de que nuestro teléfono siempre ha estado a disposición de todo el mundo y de que Justo está siempre aquí para hablar con todos».

Quienes conocen y viven con Justo Gallego recalcan que «en ningún caso, y al contrario de lo que se ha ido diciendo» el artista vive bajo la manipulación de nadie. «Él es un hombre perfectamente coherente y con la razón intacta». Y así, de hecho, lo dice el mejoreño: «Ángel y Patricia están perdiendo dinero conmigo porque no puedo ni pagarles. A mí nadie me manipula».

Qué pasará después

¿Qué ocurrirá con la Catedral de Mejorada cuando Justo no esté? «El sueño de Justo permanecerá intacto. Lucharemos, como llevamos luchando varios años, para que este lugar sea reconocido como suelo eclesiástico». «Esta obra se ha hecho exclusivamente para glorificar a Dios, no para glorificar al hombre. La gente le da importancia a lo que puede hacer un hombre, a lo que hace Justo, pero lo único importante es Dios, y Justo se siente un instrumento en manos del Señor».

Del mismo modo, el artista desmiente que tenga en sus pensamientos que la Catedral podría ser derribada tras su muerte: «Hubo comentarios en el grupo en los que se aseguraba que Justo era consciente de que la catedral sería derribada. Es totalmente falso, pues nosotros continuaremos con su obra».

En cualquier caso, tanto Justo Gallego como Ángel López y Patricia Gutiérrez agradecen a los miembros del grupo «Mejoreños en Acción» todo su apoyo a la faraónica obra, aunque piden que la voluntad del artista permanezca intacta. Así lo asegura Justo Gallego: «Que se sepa que lo único importante de esta obra es Dios. No quiero que esto sea un lugar turístico ni que se me hagan más homenajes. El único mérito de todo esto es del Señor».