Bronca en Ferraz por la Lotería de Navidad, donde la suerte sólo tocó a algunos trabajadores

Al que compró la lotería del PSOE le regalaron décimos de un número que sí tuvo premio

MADRIDActualizado:

Dice el refrán que a perro flaco, todo se le vuelven pulgas. Un dicho que ayer se podía aplicar al PSOE, por cuya sede madrileña pasó rozando el Gordo de la Lotería, pero solo tocó a algunos de los trabajadores. Todo, porque a la persona que se encargó de comprar los décimos para la sede madrileña de Ferraz, el responsable de la administración de Loterías le regaló varios décimos de otro número, que él a su vez repartió entre un grupo pequeño de trabajadores. Y ese fue, precisamente, el número que tocó.

[Comprobar número Lotería de Navidad en ABC.es]

Según explican fuentes de Ferraz, fue el encargado de la compra quien recibió los cinco décimos de regalo; se quedó con uno y otros dos fueron a parar a dos compañeros con responsabilidades administrativas. Los otros dos décimos los repartieron en participaciones entre el núcleo más cercano de colaboradores.

Los ánimos estaban ayer tarde muy caldeados en la sede madrileña del PSOE. Según contaron a ABC fuentes cercanas al partido, eran muchos los que reclamaban que esos décimos regalados revirtieran en el conjunto de quienes compraron la lotería. El monto del premio ganado es de 2 millones de euros, una cantidad nada despreciable. En este caso, la suerte de ser agraciado por el Gordo se ha convertido en un problema mayúsculo en la sede socialista.

Comunicado oficial

En todo caso, entre los agraciados no hay ningún dirigente político. La polémica fue creciendo de tono hasta el punto de que desde el PSOE hicieron público un comunicado oficial en el que aclaraban que "el PSOE como organización no administra, distribuye o gestiona Lotería de Navidad. Son los propios trabajadores y trabajadoras los encargados de la administración, distribución y gestión del número jugado (91674), que no ha resultado premiado en el sorteo". Y en segundo lugar, reseñaron que "algunos trabajadores y trabajadoras de la sede federal del PSOE, a título personal, fueron agraciados con el Premio Gordo de Navidad".

Gordo «viajero»

En la administración número 25 de Barcelona, en el barrio del Raval, se repartieron también 40 millones de euros del primer premio. La administradora, Montserrat Malagelada, lleva años comprándole un número acabado en 13 al lotero madrileño, número que ofrece a sus clientes habituales.

También pudieron comprar este número en la Administración número 1 de Abadiño, en Vizcaya, donde uno de sus titulares hizo un intercambio de lotería con la de Madrid que vendió el número premiado. La administración vizcaína ha vendido cinco series del Gordo: 20 millones de euros.

La fortuna se alió con algunos ciudadanos; son casos como los de Talavera de la Reina, donde María Rosa Valera, propietaria de la Pastelería La Piedad de la localidad, compró en Madrid 20 décimos de este número, al que está abonada hace 30 años, y los repartió entre sus clientes. Lo mismo que Jesús, un jubilado madrileño que pasa los veranos en Palomares del Campo, y hasta allí llevó 40 décimos que han dejado una lluvia de 16 millones de euros.

En Badajoz, también salpicó el Gordo. Llegó hasta dos vecinos de Santa Amalia y uno de Villanueva de la Serena. Una vecina de la primera localidad lo compró en la Puerta del Sol hace dos semanas, y otro vecino buscó con insistencia un número acabado en 13, hasta que lo encontró. Y acertó.

Además, un comercial de la empresa Call Center Konecta adquirió un décimo en la Administración madrileña y lo distribuyó entre sus compañeros de Almendralejo: 400.000 euros a repartir entre los 20 compañeros.