Cinco capas de policromía Bajo el polvo gris, los estudios han determinado que existen colores de distintas épocas
Cinco capas de policromía Bajo el polvo gris, los estudios han determinado que existen colores de distintas épocas - jordi sarrà

Hasta cinco vidas en color bajo el polvo

Las torres del Obradoiro filtran cada vez menos agua y el Pórtico ya lo percibe. En 2017 recuperará el 10% de su policromía

Actualizado:

Parece magia, pero es restauración. Bajo el polvo gris que sepulta el Pórtico de la Gloria existen vidas pasadas en color que pronto resucitarán. La rehabilitación de esta joya europea del románico prosigue sin ruido, pero con muchos resultados que a lo largo de los dos próximos años comenzarán a ser visibles de manera paulatina. Dejará tras de sí, además, una ingente documentación valiosa para investigadores.

Son muchos los estudios realizados hasta ahora para poder recuperar la majestuosidad que, pese al deterioro, esta parte de la Catedral compostelana no ha perdido. Todo ese trabajo puede conocerse de primera mano en una exposición inaugurada el jueves en el Pazo de Xelmírez que conecta con el santuario. Un espacio divulgativo «vivo», que se irá actualizando con todos los avances de la reforma hasta su culminación en marzo de 2017.

«Parecerá que se han pintado algunas zonas que habremos sólo limpiado»

Sobre lo avanzado desde el pasado mes de junio hasta hoy habla para ABC Javier López, director de la Fundación Barrié que financia la restauración. Durante este tiempo, se ha concluido la labor de mapeo para determinar «qué técnica de limpieza es la más adecuada para cada parte del Pórtico». La obra del Maestro Mateo se ha convertido en «un gran puzzle» sobre el que se han probado, con minuciosidad, «todas las técnicas posibles: mecánicas, con láser o con productos químicos» en función de daños tan variados como la suciedad —que un aspirador puede solventar— o las colonias de microalgas.

«Se ha deteriorado más en los últimos 8 o 9 años que en los 90 anteriores»

Pero nada será tan espectacular dentro de esta intervención como la recuperación de la policromía original. «En los análisis previos se detectaron cinco capas». De ellas, se recuperará un 10 por ciento, en base siempre al principio de llegar sólo hasta «lo mejor conservado». Por ejemplo, las encarnaciones de las figuras se encuentran en buen estado en el capa primigenia, pero si en algún caso es recomendable no ir más allá de la cuarta durante la limpieza, así se hará: «El Pórtico va a lucir. Parecerá que se han pintado algunas zonas, pero sólo las habremos limpiado».

Se tienen documentados dos o tres pintados completos, además de algunos parciales en zonas determinadas para resaltar caras y expresiones. «Lástima que algunos usaron óleo, que es impermeable y ha dificultado la transpiración natural de la piedra».

Juntas selladas con cemento

Ese es el principal problema de conservación del Pórtico, cuyas juntas transpirables fueron sustituidas por otras de cemento a mediados del siglo pasado, lo que ha generado notables deficiencias pues, al ser impermeables, fuerzan que el agua salga por la piedra. «Se ha producido más deterioro en los últimos ocho o nueve años que en los noventa anteriores», apunta López. Ahora el proceso de secado se ejecuta de forma natural «y las intervenciones en las torres del Obradoiro —que filtraban muchísima agua— ya se está notando: cada progreso en la fachada, se percibe automáticamente en el Pórtico. Como lo monitorizamos, se ve esa mejoría».