Silvia Longueira Castro
Silvia Longueira Castro - facebook

Familiares y afines al PSOE de La Coruña, en nómina de contratas y concello

Los 28 años de poder socialista han repartido empleo entre decenas de familiares directos, o próximos al partido

Actualizado:

En mayo de 2011, ABC desvelaba el irregular nombramiento de Jesús Marón, hermano de la concejal socialista y exportavoz del Gobierno local, Carmen Marón, en la empresa municipal de aguas, Emalcsa. La evolución de su contrato temporal como «secretario de presidencia» de la empresa municipal —cargo inexistente hasta entonces— tuvo continuidad incluso cuando el exalcalde coruñés, Javier Losada, cesó como presidente de la compañía municipal de aguas de La Coruña, en marzo de 2006. Lo hizo para transformarse sin prueba de acceso, examen, o titulación requerida, en un contrato indefinido como jefe de negociado, puesto por el que el hermano de la socialista percibe unos 50.000 euros anuales, a los que hay que sumar una aportación cercana a los 70.000 euros a su plan de pensiones.

La evolución laboral y currícular en La Coruña arroja, entre otras, una nueva constante: de interventor del Partido Socialista en unas elecciones, se pasa a empleado de la concesión de la grúa y de la ORA a través de la empresa DOAL (investigada en las operaciones «Pikachu» y «Pokemon» como parte del entramado de empresas del Grupo Vendex). Así al menos sucede con hasta seis empleados del servicio, tres mujeres y tres hombres, uno de los cuales tiene estrechos lazos familiares con Carmen Curto, miembro de la Ejecutiva local del PSOE coruñés desde 2012.

Esta y otras vías de acceso al empleo parecen práctica habitual en concesiones municipales, empresas dependientes del poder municipal y hasta en el propio ayuntamiento, donde los 28 años de poder socialista han repartido empleo entre decenas de familiares directos, o afines al partido.

Apariencia legal

Contrastar estos datos no requiere farragosos paseos por sumarios judiciales, ya que casi ninguno de los casos está perseguido por la Justicia. De hecho hay empleos, inicialmente eventuales, que terminan transformándose en puestos funcionariales con aparente legalidad. Uno de estos casos, intachable en apariencia, es el de María Rivas, miembro de la Ejecutiva Local y del Comité Nacional del PSOE desde el año 2000, candidata en las listas municipales en 1995 y 2003, y otros cargos internos en el partido. Rivas entró a trabajar en el Ayuntamiento coruñés en 2001, como laboral temporal. La mejora de su situación llegó en 2007, año desde el que es funcionaria de carrera, a través de una plaza que en su día despertó recelos. Y es que en la fase de concurso su puntuación fue de 10 —lo que hizo pensar a otros aspirantes que la convocatoria llevaba su nombre por adelantado, ya que el siguiente candidato en la lista obtuvo solo un 6,5—. Ya en la fase de oposición, el tribunal excluyó a los otros 15 aspirantes, quedando como candidata única a una plaza que ganó, tras dos exámenes para ella sola, en febrero de ese mismo año.

Si bien, este caso cuenta con pocas pruebas en su contra, más allá de la sospecha de quienes fueron incluidos, el personal eventual del Ayuntamiento durante los años de gobierno socialista repetía con frecuencia apellidos de los concejales y otros cargos.

Eventualidades de 16 años

La eventualidad perdía derecho a tal calificativo en casos como el de la hermana de Pepe Nogueira, concejal desde 1995 , que pasó 16 años en nómina de María Pita. Las grabaciones ordenadas por la juez De Lara recogen su conversación con el delegado de Vendex en Galicia, José María Tutor, solicitando un empleo para su hermana, un mes más tarde, en junio de 2011, finalizaba su largo contrato eventual en el Ayuntamiento. Idéntico periodo «eventual» pasó en el Ayuntamiento la sobrina de Carmen Marón, concejal y diputada socialista , otros 16 años de eventualidad.

La madre de la concejal Nieves Vázquez tiene, como los seis interventores citados, empleo en otra contrata a sueldo de los coruñeses: Limpergal. Hijos, sobrinos y simpatizantes socialistas de hasta 12 concejales en activo o de corporaciones anteriores corrieron idéntica suerte a la de otros casos: una oposición convirtió su eventualidad en permanente.

Interina en origen, la actual jefa de Promoción Cultural del Ayuntamiento logró su plaza de funcionaria de carrera tres años más tarde. Esposa de Juan Manuel Díaz Villoslada, gerente de la Universidad, ejerció de juez y parte en muchos contratos, como jefe del servicio de personal entre 2005 y 2011.