Una negra historia con más de medio millar de muertos
Imagen del último accidente ferroviario de Castilla y León en Villada (Palencia) en 2006

Una negra historia con más de medio millar de muertos

Torre del Bierzo, Villada, Arévalo, Valladolid y Torralba del Moral fueron escenario de otros siniestros mortales

Actualizado:

Al ver las dramáticas e impactantes imágenes del accidente ferroviario en Santiago de Compostela es imposible no recordar otros siniestros sobre las vías ocurridos a lo largo de la historia y en los que Castilla y León ha formado parte de la desgracia. Más de medio millar personas se han dejado la vida en los raíles de la Comunidad a lo largo de la historia.

De hecho, el último siniestro mortal de un convoy fue el ocurrido en la localidad palentina de Villada en 2006, cuando siete personas murieron y otras 36 resultaron heridas al descarrilar un Intercity que cubría el trayecto entre La Coruña y Hendaya.

También el más grave que se recuerda en España ocurrió en esta tierra. Fue en 1944 y también la tragedia circulaba por la línea entre Madrid y Galicia. El 3 de enero de ese año escribió su nombre en la negra historia del ferrocarril al dejar más de quinientos cadáveres en un sobrecogedor siniestro en la localidad leonesa de Torre del Bierzo. Aunque entonces sólo se renococieron 78 víctimas mortales, las investigaciones posteriores confirmaron que más de medio millar de personas falleció en el brutal choque del tren correo-expreso número 421 y una locomotora de maniobras en las proximidades de la estación de Torre del Bierzo.

Dando un salto en la historia, el siguiente episodio luctuoso del ferrocarril en Castilla y León ocurrió en 1980. Diecisiete muertos y 22 heridos fue el balance del choque frontal, el 17 de julio, de un Talgo que cubría la línea Barcelona-Madria con un mercancías que estaba parado a la entrada de la estación de la localidad soriana de Torralba del Moral.

El 3 de marzo de 1988 de nuevo la tragedia tiñó de negro las vías. Ocho muertos y 31 heridos fue el balance de una colisión en la estación de Campo Grande de Valladolid entre un expreso don destino a Santander y el tren "Costa Vasca".

Un año después, el 6 de septiembre de 1989, la tragedia tuvo lugar en la estación de la localidad abulense de Arévalo. Un Talgo en el que viajaban 118 personas entró por una vía equivocada y se estrelló contra un mercancías parado dejando cinco muertos y 44 heridos.

Además, los trenes también han estado involucrados en varios accidentes mortales en Castilla y León. El 9 de marzo de 2004, seis jóvenes murieron y otros tres resultaron heridos graves al ser arrollado el vehículo en el que circulaban por tren en un paso a nivel sin barrera en Martín de Yeltes (Salamanca).

La misma circunstancia se dio en 2001, cuando el 8 de junio, seis personas fallecieron a siete kilómetros de Segovia cuando un convoy se llevó por delante la furgoneta en la que viajaban.