Presa de Mequinenza, el gran seguro hidráulico de Cataluña frente a las crecidas del Ebro
Presa de Mequinenza, el gran seguro hidráulico de Cataluña frente a las crecidas del Ebro - fabián simón
HISTÓRICA RIADA

Cataluña, protegida del Ebro por tres embalses, se salva de las inundaciones

Mequinenza, Ribarroja y Flix llevan días soltando agua para frenar la gran riada antes de que entre el suelo catalán

Actualizado:

Salvo sorpresas de última hora, los municipios catalanes ribereños del Ebro están a salvo de la riada que ha anegado más de 40.000 hectáreas en Navarra y Aragón dejando daños de decenas de millones de euros y obligando incluso a la evacuación de pueblos enteros en la provincia de Zaragoza.

El gigantesco embalse zaragozano de Mequinenza, en el límite con Cataluña, es una vez más el gran seguro hidráulico del tramo catalán del Ebro. Además, para reforzar la amortiguación de las avenidas del Ebro, a continuación de la presa de Mequinenza están las de Ribarroja y Flix.

Las tres actúan como válvulas de regulación. Pese a que esta es la cuarta crecida del Ebro en un mes, los devastadores efectos que se han sentido aguas arriba no se han producido en suelo catalán.

Eso sí, las presas están al máximo de su capacidad. Se las ha puesto a máximo rendimiento para contener la extensión de los daños de la crecida en Cataluña.

El embalse de Mequinenza está a prácticamente el 92% de su capacidad máxima, con más de 1.400 hectómetros cúbicos de agua embalsada y subiendo. Este lunes por la mañana, el de Ribarroja estaba ya al 96% y seguía reteniendo parte del agua que le llegaba; y lo mismo ocurría en el de Flix, que estaba ligeramente por encima del 93% de su capacidad máxima.

La punta de la crecida del Ebro llegará a Mequinenza en las próximas horas, con un caudal previsiblemente menor que el que ha barrido literalmente las tierras ribereñas de Aragón. Será menor precisamente porque las aguas se han ido extendiendo ocupando miles de hectáreas en el tramo aragonés.