El primer ministro eslovaco, Robert Fico, en el momento de anunciar que tenía previsto dimitir
El primer ministro eslovaco, Robert Fico, en el momento de anunciar que tenía previsto dimitir - EFE

El primer ministro eslovaco presenta su dimisión tras el asesinato del periodista Jan Kuciak

Robert Fico renunciará para salvar la actual coalición tripartita

CORRESPONSAL EN BERLÍNActualizado:

El escándalo por el asesinato del periodista de investigación Jan Kuciak ha tenido como consecuencia la dimisión del primer ministro eslovaco, Robert Fico, que espera así salvar la coalición tripartita que gobierno en Bratislava y que ha puesto como condición ser sucedido por su compañero de partido Petter Pellegrini. El presidente de Eslovaquia, Andrej Kiska, aceptó este jueves la dimisión de Ficoy ha encargado la formación de nuevo gobierno, evitando de esta manera las elecciones anticipadas.

«Estoy dispuesto a presentar mi dimisión si se cumplen tres condiciones», anunció, «que se respeten los resultados de las elecciones de 2016, que se respete y garanice el acuerdo de coalición en vigor y que se permita de nuevo al Partido Socialdemócrata formar gobierno».

Pellegrini reconoció en sus primeras declaraciones que él mismo se había presentado al presidente como candidato y que incluso le ha entregado las firmas que demuestran que cuenta con el apoyo suficiente para ser designado en el Parlamento. Kiska ha confirmado su visto bueno y ha pedido celeridad en el proceso, dadas las grietas que por momentos se abrían entre los miembros de la coalición de gobierno. Uno de los socios, Most-Hid, amenazó el lunes con romper el acuerdo con Fico si no había nuevas elecciones, pero finalmente todo apunta a que la alianza se mantendrá de momento con la renovación en la jefatura.

El periodista Jan Kuciak, asesinado a finales de febrero junto a su prometida, fue autor de un extenso reportaje de investigación en el que señalaba posibles vínculos entre varios parlamentarios eslovacos y organizaciones criminales italianas, explicando con todo lujo de detalles la supuesta actividad criminal que relaciona a miembros de la élite política de Bratislava con miembros de la 'Ndrangheta de la región italiana de Calabria. Lo cierto es que esta información periodística no ha podido todavía ser confirmada por las investigaciones de la policía, pero su impacto en la opinión pública requería una respuesta por parte del gobierno. La oposición exigía dimisiones y miles de manifestantes han salido a la calle en los últimos días pidiendo la cabeza de Fico. por ora parte, la única hipótesis sobre la que siguen trabajando las fuerzas de seguridad es la relación directa del asesinato con la información publicada y con la mafia italiana.