Henri Falcón, en un acto de la campaña electoral ante voluntarios
Henri Falcón, en un acto de la campaña electoral ante voluntarios - Afp
Venezuela

Henri Falcón afirma que ganará a Maduro y que el mundo reconocerá su triunfo electoral

El candidato exchavista ve en la elección del próximo día 20 una «rendija» para recuperar la democracia en Venezuela

Corresponsal en CaracasActualizado:

El candidato exchavista Henri Falcón sostiene que la comunidad internacional desconocerá los resultados de los próximos comicios presidenciales del 20 de mayo si Nicolás Maduro fuese reelegido de manera fraudulenta, mientras que si el ganador en las urnas es él sí será reconocido.

Falcón, exgobernador del estado Lara, fue sargento del Ejército y luego se graduó como abogado. Rompió con el chavismo al oponerse a su política de expropiación y confiscación de tierras y empresas. Este 1 de mayo ofreció una rueda de prensa para anunciar a los trabajadores que, en caso de ganar en las elecciones presidenciales de este mes, elevará el salario mínimo a 75 dólares, que actualmente es de 1,20 dólar (un millón de bolívares), según el ajuste que anunció Maduro.

Al preguntársele qué hará si gran parte de la comunidad internacional no reconoce los resultados de las elecciones por considerarlas fraudulentas, Falcón respondió: «Un alto representante de un gobierno muy importante se reunió conmigo para decirme que su gobierno no reconocerá los resultados de las elecciones, a menos que gane mi candidatura. Hace poco me reuní con doce embajadores de la Comunidad Europea que me ratificaron que el rechazo era contra Maduro, y no contra mí».

Respuesta a la Mesa de la Unidad Democrática

Falcón se defiende de las acusaciones de que ha traicionado a la Mesa de la Unidad Democrática ( MUD) por participar en unas elecciones que han sido cuestionadas por la mayoría de los partidos opositores como fraudulentas, al no reunir las condiciones necesarias de limpieza, equilibrio y de transparencia. «Los que han dado la espalda a las condiciones electorales son los demás partidos y no yo, que he enfrentado las elecciones aun en condiciones adversas, como una oportunidad, una rendija para recuperar la democracia y salir de Maduro», señala.

Lo que importa a Falcón es frenar la destrucción de Venezuela. «Los venezolanos compraron el cielo al chavismo y Maduro les dio el infierno. Maduro tiene que irse para poder recuperar el país. Si cambiamos de gobierno vendrán las inversiones y la prosperidad».

Aseguró que ha conversado con dirigentes opositores de Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y otros partidos para ver si logran su apoyo. De hecho, ha mantenido conversaciones con el exgobernador de Miranda, Henrique Capriles, en la actualidad inhabilitado. «Nuestro objetivo común es salir de Maduro», sostiene.

Falcón aseguró que cuenta con la maquinaria de varios partidos que lo apoyan, pero no es suficiente y necesita que las organizaciones arrimen su hombro. Por ahora sostiene que tiene entre siete y diez puntos a su favor, con una participación de 65% electoral frente a la opción de Maduro, a quien piensa derrotar porque «no hay presidente que aguante una hiperinflación».

Así mismo, señaló que no declinará su candidatura aunque no mejoren las condiciones electorales, porque está «ganando», especialmente entre los sectores humilde y popular, que lo perciben como una esperanza para cambiar el régimen. En el sector de clase media, su candidatura está marcada por la abstención.

«Hay que salvar al país»

Falcón se promueve en los carteles propagandísticos como un salvador: «Hay que salvar al país», proclama. A su juicio, el origen de todos los males de Venezuela es el mandatario, a quien califica de «perturbador». «A Maduro no le doy ni seis meses de vida en la Presidencia», vaticina.«Es imposible que gane Maduro -añadió-, tiene más de 83% de rechazo, es el presidente y candidato del hambre».

Henri Falcón avanzó que, una vez ganadas las elecciones, no jurará el cargo ante la Asamblea Constituyente, sino ante la legítima Asamblea Nacional.

También prometió que dolarizará la economía venezolana para acabar con la hiperinflación. «No es una panacea, sino la dolarización de los salarios, porque los precios ya están dolarizados. Esto es una garantía para la estabilidad laboral. Queremos llegar a la media de 300 dólares mensual como salario mínimo integral», explicó en relación a la medida.

Falcón igualmente adelantó que piensa devolver a sus antiguos dueños unas 3.000 empresas, tierras y predios productivos que han sido expropiadas y confiscadas por el gobierno chavista, y que no han producido ni una sardina sino corrupción. «El gobierno de Maduro destruye todo lo que toca», concluyó Falcón.