Las pirámides se quedan desiertas
El Cairo y Luxor, los lugares más visitados del país, ahora están huérfanos de turistas - oscar del pozo

Las pirámides se quedan desiertas

La inestabilidad y la violencia han terminado de hundir al turismo. Las taquillas de las pirámides están vacías

Actualizado:

La inestabilidad en las calles egipcias ha frenado la hoja de ruta de los militares, que a estas alturas ya esperaban tener avanzado el borrador de la nueva Constitución, y ha terminado de hundir al sector del turismo. El Cairo y Luxor, las dos ciudades más visitadas gracias a las Pirámides y a las tumbas del Valle de los Reyes, están huérfanas de unos viajeros extranjeros que ahora se concentran de forma muy puntual en los complejos hoteleros de Sharm el-Sheikh y Hurghada, oasis de cinco estrellas en pleno Mar Rojo dentro del caos generalizado. «Estamos hundidos y con estas imágenes que salen cada día en los medios será muy difícil levantar cabeza. El único consuelo es que nuestros monumentos son únicos y por eso, tarde o temprano, el turismo volverá», explica Rehab El Gamal, profesional del sector hoy en paro debido a la escasez de visitas.

Las taquillas de acceso a las pirámides, los monumentos más visitados del país con casi 15 millones de visitantes en 2010, están desiertas. Los responsables de la seguridad descansan desde hace más de un mes ociosos a la sombra de la caseta de venta de billetes. Los vendedores de recuerdos esperan con desesperación la llegada de algún turista a los pies de la gran pirámide de Keops y, cuando aparece alguno, le asaltan a gritos y a la carrera. El primer golpe al turismo fue con la Primavera Árabe de 2011, después llegó una leve recuperación en 2012, pero fue un espejismo porque las revueltas de este verano han vuelto a hundir el sector.

Las embajadas actualizan sus recomendaciones de viaje y piden a sus ciudadanos que eviten visitar Egipto. España introdujo su última actualización el viernes y, como Alemania, Suecia, Francia, Reino Unido o Rusia, pide a sus habitantes que eviten cualquier viaje a suelo egipcio. Touroperadores como TUI o Thomas Cook han cancelado todos sus viajes a la tierra de los faraones durante un mes. Solo mantienen Sharm el-Sheikh y Hurghada, donde las autoridades rusas confirmaron la presencia de 50.000 turistas y las británicas de 40.000.

Toque de queda

Si pese a las recomendaciones de los ministerios de Exteriores se decide volar a El Cairo, hay que fijarse en la hora de llegada de los vuelos porque las autoridades han decretado un toque de queda de siete de la tarde a seis de la mañana. La compañía oficial de taxis del aeropuerto asegura tener permiso para llevar a los viajeros hasta sus hoteles y sus coches funcionan durante el toque de queda. En el trayecto hasta el centro hay que atravesar al menos seis puestos de control en los que las fuerzas del orden examinan los pasaportes y registran el equipaje.