Los investigadores del IMM Henrique Veiga Fernandes y Manuela Ferreira
Los investigadores del IMM Henrique Veiga Fernandes y Manuela Ferreira

Falta de vitamina A en el embarazo reduce la resistencia de los hijos a las infecciones

Un equipo de investigadores del Instituto de Medicina Molecular de Lisboa ha descubierto una importante conexión entre la alimentación de la embarazada y el desarrollo del feto

Actualizado:

El consumo equilibrado de vitamina A durante el embarazo es esencial para el desarrollo de los hijos. Así se deduce del estudio que acaba de ser publicado en la revista científica Nature, resultado de la investigación de un equipo del Instituto de Medicina Molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Lisboa (IMM-FMUL). La investigación realizada en modelos animales demuestra que el régimen alimentario materno tiene un impacto irreversible en el desarrollo del sistema inmunitario del feto, condicionando su capacidad de controlar infecciones después del nacimiento. El equipo liderado por Henrique Veiga Fernandes revela que los compuestos derivados de la vitamina A presentes en la alimentación de la embarazada son esenciales para las células que estructuran el sistema inmunitario en el feto.

«Al contrario de lo que se pensaba hasta ahora, la formación del sistema inmunitario en el feto depende mucho de factores ambientales, principalmente de la calidad de la dieta materna. Nuestro trabajo establece por primera vez una conexión estrecha ente los hábitos alimentario de la madre y la calidad del sistema inmunitario de los hijos, y la forma como estos resistirán a las infecciones a lo largo de la vida», explica el investigador portugués. La vitamina A la aporta una dieta rica en vegetales y fruta, entre ellos la zanahoria, la col y el albaricoque. Hace diez años se comenzó a prestar atención al impacto de la vitamina A en el sistema inmunológico, cuando se verificó que esta vitamina podía controlar la migración de glóbulos blancos en el intestino.

Trabajo conjunto

La idea surgió hace cuatro años aunque el proyecto arrancó formalmente hace tres, cuando se unió al equipo Manuela Ferreira, «que colocó toda su energía y creatividad en este proyecto llevándolo así a buen puerto», explica a ABC Henrique Veiga Fernandes. Recuerda que este trabajo es el producto de un amplio equipo que incluye grupos en Holanda y EE.UU. «La colaboración con el grupo holandés liderado por Reina Mebius fue muy estimulante una vez que ambos compartimos el mismo interés por el impacto de la dieta en el sistema inmunitario», resalta el investigador luso. En este momento están investigando la forma como dicho sistema ve e interacciona con varios factores ambientales. «Pensamos que el sistema inmunitario tiene poderes sensoriales complejos y despiertos para el mundo exterior. Probar esta hipótesis es uno de nuestros grandes desafíos para el futuro», avanza a ABC.

Sobre el momento de la gravidez en el que la alimentación comienza a tener impacto en el sistema inmunitario de los hijos, el equipo de investigadores reconoce que es una cuestión complicada. En el modelo animal que utilizaron las modificaciones en el contenido de vitamina A en la dieta materna a partir del primer trimestre del embarazo son inmediatamente perceptibles por el sistema inmunitario del feto. «Es posible, y muy probable que este periodo varíe entre especies distantes y, por tanto, no sea igual en humanos y un ratón», explica Henrique Veiga Fernandes. «Además el organismo materno tiene reservas de retinoides (derivados de la vitamina A) por lo que la madre está puede enfrentar periodos de menor aporte en vitamina A», añade. El equipo de investigación cree que periodos largos de malnutrición pueden tener otros desenlaces. Recuerda que la Organización Mundial de Salud (OMS) definió en 2009 que 250 millones de niños a nivel mundial sufren de malnutrición debido a las deficiencias en vitamina A. «Naturalmente las familias tendrán el mismo problema y, como tal, hay una gran probabilidad que durante el embarazo de sus madres estos niños hayan tenido acceso a bajos niveles de vitamina A», afirma, subrayando la necesidad de estudios adicionales para verificar esta hipótesis.

Al hablar del período de lactancia, la situación cambia. «Después del parto alteraciones en los niveles de vitamina A ya no alteran la formación ni las dimensiones de los órganos linfoide secundarios», garantiza el investigador. La vitamina A continúa desempeñando otros papeles en la infancia y edad adulta, principalmente en el sistema inmunitario, pero la fase de construcción de los órganos linfoides y sus bases fueron lanzadas en el útero materno.

Problemas de salud

Este equipo de investigación recuerda que las deficiencias en vitamina A causan varios problemas de salud, principalmente problemas durante el embarazo y la lactancia. El de mayor impacto mediático es la ceguera. «Pero niños con deficiencias en vitamina A también exhiben problemas de naturaleza infecciosa y graves problemas de crecimiento». Los órganos linfoides se desarrollan durante la vida embrionaria. Este proceso ocurre en una ventana temporal reducida, donde las células del sistema inmunitario dan instrucciones a las células de estroma para que cambien de identidad y formen la estructura de soporte, los pilares y las vigas de los órganos linfoides. «Sabemos que este proceso debe ocurrir de forma oportuna y coordenada. Lo que ahora demostramos es que en situaciones de deficiencia en vitamina A materna, las células inmunitarias fetales no consiguen comunicar debidamente con las células de estroma».

El exceso de vitamina A es igualmente peligroso. «En la embarazada puede originar deficiencias en el feto. Además puede dar origen a problemas en el sistema nervioso siendo responsable por alteraciones óseas que aumentan el riesgo de osteoporosis». Afirman que el consumo de vitamina A de origen vegetal no es tóxico y no coloca estos problemas pero el consumo excesivo de productos animales con altos contenidos de derivados de vitamina A (retinoides) así como suplementos alimentares con retinoides activos pueden ser bastante perjudiciales.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia