El pequeño Rui es un niño adoptado en China, tiene dos años y piedras en el riñón derecho
El pequeño Rui es un niño adoptado en China, tiene dos años y piedras en el riñón derecho - Ángel de antonio

«En la adopción internacional ya no hay niños sanos y perfectos»

Cada vez más familias se decantan por adoptar hijos con necesidades especiales

m. j. pérez-barco
Actualizado:

Muchos les conoce como «niños de pasaje verde», menores con necesidades especiales que son adoptados en otros países. Pueden ser un grupo de hermanos (incluso hasta cinco); o niños más mayores, por ejemplo de diez años; o pequeños que sufren alguna enfermedades fácilmente recuperable aplicando el tratamiento adecuado o padecen dolencias más graves que requieren de unos cuidados específicos o incluso intervención quirúrgica. Hay niños con discapacidades leves que les permiten ser autónomos y otros con discapacidades que harán de ellos personas dependientes para el resto de sus vidas.

«En la adopción internacional ya no hay niños perfectos. El perfil del niño sano de 0 a 3 años en países como China se ha agotado. Las familias que quieran adoptar ya no deben pensar en el niño ideal, sino que tienen que cambiar su ofrecimiento y dirigirse a los menores que realmente están en los orfanatos. Y hay tantas patologías como la vida misma», explica Blanca Rudilla, directora de la Asociación para el Cuidado de la Infancia (ACI), una de las Entidades Colaboradoras de Adopción Internacional (ECAIs) que existen en España acreditada para tramitar estos procesos.

Una vía alternativa

La vía del «Pasaje verde» como se conoce por extensión a la adopción de niños con necesidades especiales comenzó en el año 2005 en China. Desde entonces otras muchas naciones han abierto esta opción para las familias. «Cada país tiene la vía de la adopción ordinaria y la alternativa de adoptar a un niño con características especiales. En China se llama "Pasaje verde", en Vietnam "Lista 2"; en Perú "Ángeles que aguardan"; en Colombia "Camino a la esperanza"... Es una vía que no está nada masificada», matiza Cristina Torres, representante de Piao, otra de las Ecais que también se dedica a estos procesos.

China siempre ha sido uno de los países preferidos por los españoles para adopar

Pero es, sin duda, del país asiático de donde provienen la mayor parte de los niños adoptados con necesidades especiales, a juicio de las Ecais consultadas por ABC, ya que no existe una estadística oficial que reúna estos datos. De hecho, China, junto a la Federación Rusa, siempre ha sido uno de las naciones preferidas por las familias españoles a la hora de prohijar un niño desde que en 1997 arrancó la adopción internacional en nuestro país. Cerca del 40% de los menores adoptados de otros países durante la década 2003-2012 (último año del que se disponen de datos oficiales) proceden del país asiático.

Sin embargo, el panorama de la adopción internacional en China ha evolucionado y cambiado radicalmente con los años. «Ha mejorado la imagen de la mujer. Las familias ya no tienen miedo a tener una hija, porque saben que ellas también pueden lograr el éxito profesional. Por tanto, ya no se abandonan a las niñas en los orfanatos por el mero hecho de serlo. Además, ahora se fomenta mucho la adopción nacional. China está muy occidentalizada, tienen los mismos problemas que aquí. Millones de parejas no pueden tener hijos, acuden a la adopción nacional y quieren niños pequeños y sanos», asegura Susana Paz, coordinadora de los procesos de Pasaje verde en ACI. Al mismo tiempo, China endureció su legislación y los requisitos para adoptar menores para las familias extranjeras.

En China han aumentado los niños que nacen con malformaciones congénitas

Ahora los orfanatos dibujan otro tipo de perfil de niños abandonados, según Love Without Boundaries. Esta organización americana publica en su web que entre el 90 y el 98% de los niños que llegan a los orfanatos tienen algún tipo de patología. La mayoría necesita un tratamiento médico al que no pueden optar los padres. También llegan niños con malformaciones congénitas, las cuales han aumentado un 70% en China en la última década, se cree que debido a la contaminación.

Por todos esos motivos, «cada vez hay más solicitudes de familias que quieren adoptar niños con necesidades especiales en China — estima Cristina Torres, de Piao—. Y porque adoptar por la vía ordinaria es ahora inviable, la espera se alarga hasta ocho o diez años. Las familias que van a ir este año a buscar a sus hijos a China son padres que entregaron su expediente a las autoridades chinas en diciembre de 2006», cuenta Torres.

Procesos más cortos

Hay muchos niños con necesidades especiales susceptibles de ser adoptados. Según los datos con los que cuenta ACI, «China tiene un programa informático donde vuelca cada mes entre 1.800 y 2.000 expedientes de menores de estas características. A ese programa acceden todas las agencias del mundo acreditadas por el Gobierno chino», concreta Susana Paz.

«Una familia puede estar preparada para una discapacidad física pero no para una intelectual»

Cardiopatías, hepatitis B, niños con labio leporino o fisura palatina, retraso psicomotor, niños prematuros o que sufren malformaciones o deformaciones congénitas en los miembros superiores... «A las familias les damos un listado de las posibles patologías que pueden sufrir los niños para orientarles. Y eligen la que pueden atender, porque puede ser que estén preparados para cubrir las necesidades de una discapacidad física, pero no la de un niño con Síndrome de Down», añade la directora de ACI.

Las autoridades han establecido programas más ágiles y rápidos que los procedimientos ordinarios de adopción. Normalmente, desde que una familia presenta la solicitud de adopción hasta que recoge a su hijo pasa entre un año y año y medio.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia