Pere Navarro cree que la campaña del 140 en autopista puede ser el motivo del repunte de la mortalidad en el último trimestre - EFE

Navarro culpa del repunte de los accidentes a la campaña «140 km/h»

Más de 108.000 conductores están a punto de perder todos los puntos del carné. Otros 35.000 conductores ya se han quedado sin permiso este año, la cuarta parte de ellos noveles

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Éste es el puente de las compras navideñas, de las largas colas para comprar un décimo de Lotería de Navidad, de las estaciones de esquí en plenas condiciones y ocupación... y de los millones de viajes en carretera. Para los que tengan Puente (hasta el lunes a medianoche) o «acueducto» (volverán hasta el miércoles a medianoche), la Dirección General de Tráfico ( DGT) ha dispuesto el operativo especial Puente de la Constitución y la Inmaculada. En la rueda de prensa para informar de la vigilancia especial que requerirán las vías españolas, Pere Navarro, responsable de la DGT, ha cifrado en casi siete millones de trayectos los que se producirán desde las 15.00 horas de hoy hasta la medianoche del día 8, pero en esta ocasión el tráfico por toda la Península se verá entorpecido por la climatología. El mal tiempo complicará los viajes, especialmente al Norte, por lo que como si del director de la Agencia Estatal de Meteorología se tratara, Navarro ha dirigido un mensaje al conductor para que actúe de forma responsable, incluso ha recomendado el uso de neumáticos de invierno en esta época del año, además de las reglamentarias cadenas para los puertos de montaña, que estarán nevados todos estos días. En Alemania, mañana mismo comienza la temporada donde el uso de ese tipo de ruedas es obligatorio, si bien Navarro ha matizado que «España no es Alemania». Sea como fuere, el director de Tráfico ha advertido que en un puente como éste, pero remontándonos a 2005, perdieron la vida en la carretera nada menos que 11 personas cada día de media, una cifra abultadísima que se logró bloquear, y pasó a ser de 6,6 fallecidos cada día del puente del año pasado. «Es tarea de todos intentar reducir esa cifra media de fallecidos en la carretera», ha afirmado con rotundidad el director de Tráfico, que, no obstante, no se ha empleado tan a fondo a la hora de explicar las razones que han provocado que durante tres meses consecutivos haya repuntado la siniestralidad en la carretera. Navarro ha abierto la veda contra el «movimiento 140», que promueve la subida del tope de velocidad únicamente en autopistas para elevarlo hasta 140 km/hora, y ha señalado que donde más han repuntado los accidentes en el trimestre entre septiembre y noviembre es en las autopistas, por lo que, sin atreverse a advertir que ésta sea la causa del aumento de accidentabilidad, sí que considera que «el debate impulsado desde algunos sectores sobre si debe subir el límite de velocidad a 140 km/hora puede haber tenido una cierta incidencia, porque puede hacer pensar a la gente que pueden correr más». Y el listón sigue siendo el mismo, la ley no ha cambiado.

El 90% sin puntos, hombres

Ha habido más muertos este noviembre que en ese mes de 2009, pero menos que en octubre

El pasado noviembre murieron 147 personas en las arterias de circulación del país, lo que significa que han aumentado 15 respecto al mismo mes de 2009, pero el director de Tráfico ha mirado el «vaso medio lleno» y no medio vacío para concluir que también son 27 menos que en octubre de este mismo año, por lo que «se va por el buen camino», ha concluido. Preguntado sobre el carné por puntos, Navarro ha aportado algunos datos llamativos: en la actualidad hay algo más de 108.000 conductores a los que sólo les quedan tres, dos y un puntos en su saldo particular del permiso de conducir, por otros 35.000 ciudadanos que lo han perdido por quedarse sin puntos este año (principalmente, ha afirmado Navarro, por infracciones derivadas del uso excesivo del móvil, del consumo de alcohol y de pisar demasiado el acelerador), de los cuales un 25% eran conductores noveles. Nueve de cada diez eran hombres.