Ertzaintza: “No descartamos que el inductor del suicidio tenga más perfiles”

La Ertzaintza frustra un suicidio colectivo internacional pactado en internet

Entre los implicados hay una joven de Guipúzcoa que, al igual que el resto, planeaba quitarse la vida el 17 de agosto

BilbaoActualizado:

La Ertzaintza ha desbaratado un plan de suicidio colectivo a escala internacional en el que, según ha informado del Departamento vasco de Interior, estaba implicada una joven de Guipúzcoa. A raíz de la investigación de las fuerzas de seguridad autonómicas, la Policía Federal Argentina ha detenido como presunto inductor del crimen a un menor de 17 años que ha sido puesto bajo tutela de especialistas psiquiátricos.

Los hechos acontecieron a partir del pasado 19 de julio, cuando operarios de investigación criminal detectaron en las redes sociales una llamada al suicidio impulsada por un grupo de personas de distintos países. Según pudieron saber los agentes, la tragedia iba a tener lugar en un primer momento a finales de año, pero poco después el arrestado adelantó el plan al 17 de agosto para que coincidiese con el aniversario de la muerte de una persona allegada.

A raíz de esta nueva información, especialistas en tecnologías de la información de la Policía vasca ahondaron en la investigación y analizaron los rastros que dejó el grupo en las redes sociales. Asimismo, solicitaron datos de los implicados a las distintas empresas suministradoras de servicios de internet, lo que les permitió identificar al presunto inductor del suicidio colectivo.

Cuchillos y cutters

De esta forma, el 11 de agosto la Ertzaintza se puso en contacto vía Interpol con las autoridades policiales y judiciales argentinas, que procedieron a la detención del joven en su domicilio de San José, situado en la provincia de Entre Ríos. La Policía Federal halló en su dormitorio varios cuchillos y cutters, así como gasas impregnadas de sangre y material informático. Al tratarse de un menor, el individuo fue puesto bajo la tutela de especialistas psiquiátricos.

A pesar de todo, la Ertzaintza ha informado de que la investigación permanece abierta con el fin de identificar a todas las personas implicadas y esclarecer completamente las circunstancias que envuelven la trama. En este sentido, ha destacado que aunque la operación guarda cierta semejanza con el siniestro juego de la «ballena azul», este caso se caracteriza por la carencia de fases progresivas en las que la víctima se encamina individualmente hacia la muerte.

En esta labor ha sido fundamental la cooperación de todos los organismos implicados: Interpol, Cibercrimen, la argentina UFECI (Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia), el Juzgado de Instrucción 1 de San Sebastián, dirigido por el magistrado Enrique Rodríguez, así como el fiscal especialista en criminalidad informática de la capital guipuzcoana, Javier Zaragoza, y el fiscal general especializado en ciberdelincuencia de Argentina, Horacio Azzolin.