Comienza bajo férreo secreto el juicio a tres jóvenes por violar una chica en Bilbao

El recuerdo de lo que ocurrió con La Manada ha estado muy presente durante en la instrucción del caso

BilbaoActualizado:

La Audiencia de Vizcaya juzga desde este martes, a puerta cerrada y bajo estrictas medidas para mantener el secreto de lo que ocurra en la Sala, a tres hombres acusados de abusar sexualmente de una joven en 2017 en Bilbao, y de haberlo grabado y difundido, hechos por los que la Fiscalía pide penas que suman casi 80 años.

La magistrada de la sección sexta de la Audiencia vizcaína, Nekane San Miguel, citó a las partes hace días para acordar la adopción de esas medidas para evitar que trascendieran a la prensa datos sobre el procedimiento y proteger así a la víctima del delito, en aras a evitar lo ocurrido en el juicio de La Manada.

San Miguel firmó hace un año junto a otros jueces y magistrados una carta dirigida a la víctima de ese procedimiento en la que expresaban su rechazo a la sentencia de la Audiencia Provincial de Pamplona que condenaba a los miembros de La Manada, al considerar que los hechos ocurridos en los Sanfermines de 2016 debían haberse calificado como violación y no como abuso sexual.

El recuerdo de lo que ocurrió en ese juicio en Pamplona ha estado muy presente durante en la instrucción del caso que desde este martes se juzga en Bilbao y, así, tanto la Fiscalía como la acusación particular representada por el letrado Javier Beramendi y los abogados de la defensa de los tres imputados acordaron ese secreto, de manera que sólo los familiares han podido presenciar la primera sesión del juicio que ha comenzado minutos después de las 10 horas.

En la primera jornada el tribunal escuchará las declaraciones de los tres acusados, con edades entre los 20 y los 28 años y que se encuentran en prisión provisional por estos hechos, para quienes la Fiscalía pide penas que suman 79 años de cárcel, mientras los letrados de la defensa, Manuel Cobo, Koldo Menika y Koldo García, solicitan su absolución.

Tras ellos testificará la víctima, una joven que tenía 18 años cuando ocurrieron los hechos, cuyo abogado eleva la solicitud de prisión a más de 100 años, y a continuación lo hará el padre de la chica.

Según el relato de los hechos de las acusaciones, durante la madrugada del 14 de enero de 2017 los acusados y la joven acudieron a un zona de «vending» -pequeño recinto con máquinas expendedoras de comidas y bebidas- de la zona bilbaína de Solokoetxe, tras salir de una sala de fiestas del centro de Bilbao.

Una vez allí, el fiscal y la acusación particular sostienen que los jóvenes acorralaron y abusaron de la chica, conscientes de que no se encontraba en plenas facultades ya que había bebido alcohol.

Los tres procesados fueron detenidos por la Ertzaintza un mes después de la denuncia de la víctima. En el verano de 2017 quedaron en libertad, pero al acercarse el juicio y ante el posible riesgo de fuga, se decretó su encarcelamiento.

Las peticiones de las acusaciones son tan elevadas porque consideran a cada imputado cómplice o coautor de los delitos de abuso cometidos por los otros dos y aprecian el agravante de la situación desvalida de la víctima.

También imputan un delito de descubrimiento y revelación de secretos al grabar los abusos y difundir el vídeo, ya que uno de los acusados lo hizo público a través de una red social.

Para dos de ellos, la Fiscalía pide penas de 26 años de prisión y para el tercero de 27 años, además de una indemnización solidaria de 15.000 euros para la víctima.

La acusación particular, por su parte, solicita 39 y 38 años para dos de los acusados y 29 para el otro.