Vandalismo contra Daoíz y Velarde, los héroes del 2 de Mayo

El macrobotellón del domingo, consentido por el Ayuntamiento, también afectó a la estatua de los militares

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El macrobotellón del pasado domingo en el barrio de Malasaña, desarrollado con la connivencia del Ayuntamiento de Madrid, no solo alfombró la Plaza del Dos de Mayo de latas, botellas, cristales y todo tipo de residuos, también afectó a la estatua levantada en honor a Daoíz y Velarde, los héroes del levantamiento de 1808.

La escultura, obra de Antonio Solá y ubicada en este punto desde 1869, hace tiempo que fue vandalizada y perdió su espada, considerada como un símbolo patriótico de la resistencia del pueblo de Madrid ante la invasión francesa. Años después, el respeto a su memoria ha sido el mismo: Luis Daoíz y Torres y Pedro Velarde fueron de nuevo atacados y contaron durante unas horas con una lata de cerveza que sustituía a la empuñadura original. Aunque no sufrió daños estructurales (de momento), el acto da una pista de la impunidad y el ajetreo que se vivió en la plaza a pesar de que la concentración no estaba autorizada.

La representación de los militares forma parte de un conjunto escultórico junto al arco que se sitúa a su espalda. Esta construcción es la antigua puerta del Cuartel de Monteleón, del cual eran oficiales de artillería. Como es sabido, este monumento no es la única referencia a ambos combatientes: los leones que flanquean la entrada al Congreso fueron bautizados con el mismo nombre.