Una ambulancia del Samur y un coche de la Policía Municipal, anteayer, en la estación de Delicias
Una ambulancia del Samur y un coche de la Policía Municipal, anteayer, en la estación de Delicias - Emergencias

Un menor crítico al ser golpeado por un tren en el túnel de Delicias

La Policía investiga si el joven huía de otro grupo de chicos tras producirse una reyerta en Arganzuela

MADRIDActualizado:

Sábado, 20.00 horas en el distrito de Arganzuela. Un grupo de jóvenes corre por el interior del túnel de la estación de Cercanías de Delicias. La carrera termina en un trágico suceso: un menor, de 17 años y nacionalidad española, es golpeado por un convoy en la cabeza y resulta herido en estado crítico por un traumatismo cranoencefálico severo con pérdida de masa encefálica.

El aviso a los equipos de Emergencia lo realizaron trabajadores de la seguridad de Renfe. Tras su llegada a la estación, los sanitarios atendieron también a otro joven, que acompañaba al menor, por dolor en una mano, que podría resultar ser una fractura. Inmediatamente, lo trasladaron, inestable, al Hospital Doce de octubre.

La Policía Municipal y Nacional investigan ahora las causas del suceso. Se baraja que el joven estuviese huyendo con sus amigos de otro grupo de menores que los perseguía tras producirse una reyerta en la calle del Párroco Eusebio Cuenca, cerca del Planetario. Los jóvenes habrían escapado a la carrera del Parque de Tierno Galván hasta la estación, situada a escasos 700 metros, y, para esconderse, se colaron en el túnel. Al parecer, las peleas de jóvenes y los botellones son frecuentes en la zona.

De momento, solo una cosa está clara. El joven malherido no estaba solo. Cuando Emergencias llegó al lugar para atenderlo, los amigos continuaban en el andén. No se sabe si a estos les dio tiempo a subir antes de que llegase el tren y el otro menor se quedó rezagado. Tampoco se conoce con seguridad qué hacía el chico que se quejaba de dolor en una mano en las vías del tren. Una de las hipótesis es que bajase a ayudar a su amigo tras el accidente. «No está claro nada en estos momentos, ni siquiera si fue una chiquillada», relatan fuentes oficiales a este periódico.

Tras el suceso, una psicóloga del Samur acudió al domicilio familiar junto a la Policía Municipal para comunicar la noticia a los progenitores. Al cierre de esta edición el chico permanecía ingresado en la UCI.