DE SAN BERNARDO

Mascotas y dueños cumplen con la tradición de que San Antón les bendiga

La misa finalmente no ha sido oficiada por el arzobispo de Madrid, que contaba con otros compromisos previos

EFE
MadridActualizado:

Numerosas personas acompañadas de sus mascotas han cumplido hoy con la tradición del día de San Antón y han llevado a bendecir a sus animales a la parroquia madrileña del mismo nombre, situada en la calle de Hortaleza. Un año más, perros y gatos han sido los principales protagonistas, aunque también han hecho cola patos, conejos, hámsters, un hurón albino y las plumas de un loro.

El frío reinante en la capital no ha desanimado a los fieles de San Antón y a sus mascotas, que desde esta mañana han comenzado a peregrinar por la iglesia, donde un párroco rociaba con agua bendita a los animales «Bendígame a mi también, padre», ha exclamado uno de los fieles que llevaba a su perro en brazos mientras el hermano Rafael salpicaba con su hisopo a Juan y su mascota y una voluntaria les daba una estampa del santo con una oración.

No ha sido el caso del loro Paco, que ya no está para mucho trote debido a los achaques típicos de su edad -pierde plumas y le cuesta moverse- y por eso sus dueñas, «que lo cuidan como a un hijo», se han acercado hasta la iglesia con unas plumas de su «pequeño». «Para que tenga salud», ha dicho a Efe una de ellas, que ha explicado que esta mañana ya le han dado «bollitos del santo» para desayunar.

Al tiempo que los dueños esperaban en la fila con sus mascotas, numerosas personas hacían cola junto a la iglesia para comprar los panecillos de San Antón que, según manda la tradición, se deben comer en este día, sin olvidar guardar uno de ellos con una moneda, que al año siguiente permanecerá en perfecto estado para ser comido, ya que se elaboran con una receta especial secreta.

Muchas son las ocasiones en las que María del Pilar, de 15 años, ha acudido a la parroquia, pero este año es el primero que lo hace con su pequeño hámster. «Quería traerla porque me lo propuse hace dos años cuando se murió el conejo que tenía, y como ésta va a durar poco, la he traído», ha indicado la joven.

Bendición del Padre Ángel

Pero muchos fieles no sólo han acudido a la iglesia de Mensajeros de la Paz para que sus mascotas fueran bendecidas, sino también en busca de que el padre Ángel les bendijera a ellos.

«Hoy estamos aquí para celebrar la vida, disfrutarla y compartirla y lo hacemos entre toda la gente y los animales», ha dicho a Efe el presidente de Mensajeros de la Paz a las puertas de la iglesia, abierta las 24 horas para «hacer de ese hospital de campaña que cura heridas de mucha gente».

El padre Ángel ha reconocido sentirse «feliz, gozoso y agradecido» por la solidaridad de la gente y ha pedido a San Antón que bendiga, no sólo a los animales, sino a todos los seres vivos.

Como es tradición en cada festividad de San Antón se han celebrado por la tarde las llamadas «vueltas del Santo», un desfile en el que animales y dueños han recorrido las calles de Hortaleza, Mejía Lequerica, Barceló, Fuencarral y Hernán Cortés.

En esta ocasión ha contado con la participación de la Sección Montada de la Policía Municipal y la Guardia Real, así como unidades caninas de la Guardia Civil y Protección Civil.