CURIOSIDADES DE MADRID

El intento de asesinato a Lope de Vega que nunca se resolvió

La Villa de Madrid en el siglo XVII era un paraje tremendamente inseguro, escenario de estocadas y trabucazos

MadridActualizado:

Apenas restaba una semana para Navidad cuando Lope de Vega, famoso a la par por su ingenio y vida nocturna, fue víctima de un ataque que a punto estuvo de costarle la vida. Bien es sabido que la Villa de Madrid en el siglo XVII, insuperable por su asociación con la literatura, también era un paraje decrépito, oscuro, e inseguro. Fue el 19 de diciembre de 1611, en plena noche, cuando el escritor fue acuchillado por un sujeto desconocido. Ni entonces ni pasados los siglos, el intento de asesinato llegó a resolverse.

El suceso, recogido por José del Corral en su libro «Sucedió en Madrid» (Ediciones La Librería. 2000), tuvo lugar cuando el Fénix de los Ingenios se recogía después de una noche de ronda por las tabernas de la zona, algo habitual en la época y que ya se ha narrado desde estas líneas, con episodios similares con Francisco de Quevedo como protagonista. El caso es que Lope de Vega caminaba por lo que hoy es el Barrio de las Letras, acaso por la actual calle de Cervantes, donde está su casa museo, ajeno a los ojos que le seguían. Era propio de la villa que en las calles no hubiera más iluminación que los débiles farolillos de las puertas y de las imágenes de vírgenes situadas en algunas esquinas. Madrid era al ponerse el Sol escenario constante de estocadas y trabucazos.

De vuelta al episodio, el autor de Fuenteovejuna fue asaltado repentinamente por un hombre que no llegó a descubrir. Este le asestó varias puñaladas indiscriminadamente, con tanta suerte de que ninguna llegó a alcanzarlo directamente. El intento de asesinato quedó en unos pocos rasguños y la capa, eso sí, jalonada y para tirar. Si bien no hay escritos que lo confirmen, seguramente se defendiera ferozmente, haciendo buena su pericia como soldado.

Lope de Vega, ya en la fecha famoso y con cierta reputación entre las compañías y libreros, era un hombre con posibilidades, pudiente, al contrario que su «enemigo» Miguel de Cervantes. Así, es probable que el ataque no fuera casual, aunque no llegó a alcanzar su objetivo.