Foto del PP regional, con Almeida (izq.), Terol (a su lado) y Garrido
Foto del PP regional, con Almeida (izq.), Terol (a su lado) y Garrido - DE SAN BERNARDO

El mes de infarto del PP: nervios por los candidatos y vacío al presidente Garrido

En la dirección nacional del PP se especula con la segunda semana de enero para nombrar a los cabezas de lista en la Comunidad y la capital

MadridActualizado:

El PP de Madrid tiene previsto celebrar su cena de Navidad el 20 de diciembre. «Otros años nos llaman semanas antes para que movamos a la gente, para que llenemos el sitio donde se va a celebrar. Esta vez no hace falta: todo el mundo quiere ir». La anécdota la cuenta un veterano dirigente popular, y da idea de la expectación que existe estos días entre los conservadores madrileños. Los nervios por no saber quiénes serán los candidatos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de la capital están desatados. Y los roces crecen: desde el equipo del presidente regional se sienten muy molestos por el vació que, aseguran, les están haciendo desde la dirección regional del partido.

La inquietud se ha apoderado en las últimas semanas del PP, atrapados en una guerra de nervios que no se apaciguará hasta que se desvelen las incógnitas sobre los candidatos. Y esto aún puede tardar casi un mes: las últimas fechas que se manejan desde el partido son hacer públicos los nombres en torno al 13 o 14 de enero, apenas unos días antes de que se inicie la Convención Nacional que pretende ser el arranque del rearme ideológico del PP. «Conozco a Pablo; hará lo razonable», afirma convencida una diputada popular.

Agravios

La tensión interna ha ido creciendo a medida que se sumaban detalles a la «lista de agravios». Algunos han sido evidentes y comentados: es el caso de la concentración que el presidente del PPextremeño, José Antonio Monago, promovió en Madrid en defensa de un tren digno para esta comunidad. La convocatoria a este acto que envió el PP de Madrid señalaba que participarían varios miembros de la dirección del partido, pero no mencionaba al presidente de la Comunidad Autónoma. En la que envió el PP de Extremadura, sin embargo, sí se le citaba.

Entre los desaires sutiles y los de trazo grueso, se ha generado una sensación de malestar en el entorno del presidente Garrido. No entienden cómo se minusvalora, dicen, al que es uno de los pocos activos con que cuenta actualmente el PP a la cabeza de un Gobierno, y no en cualquiera, sino en el de la Comunidad madrileña.

El último incidente con la dirección regional del partido –una especie de gestora nombrada tras la salida de Cristina Cifuentes de todos sus cargos, el pasado mayo–es muy reciente, y tiene que ver también con la cena navideña del PP de Madrid, que promete ser de todo menos entrañable. Fuentes populares explican a ABC que cuando desde el equipo del presidente se pusieron al habla con el partido para organizar el acto, comprobaron con asombro que nadie había previsto que en él tomara la palabra Garrido.

Terol, el emergente

Compañeros de partido y de bancada en la Asamblea madrileña, sin embargo, apuntan a «algunos errores» que ha cometido el ahora presidente y que pueden haberle restado puntos. Uno de ellos, aquel «yo habría elegido otros nombres» con que respondió a algunos de los últimos nombramientos en la dirección regional, con los que ésta comenzó a marcar distancias con el jefe del Ejecutivo.

Mientras, otra figura emerge con fuerza en el panorama popular, y muchos apuntan hacia él como candidato a la presidencia de la Comunidad: es el vicesecretario territorial del partido, alcalde de Boadilla del Monte y diputado nacional Antonio González Terol. La apuesta por él es clara desde la dirección regional, aunque no es tan evidente que también sea la de Casado –de quien es amigo personal; él mismo afilió en el partido al ahora presidente del PP–: el equipo más próximo al líder conservador ha lamentado en algunas ocasiones la tendencia de Terol a sobreactuar.

Aunque él nunca ha reconocido públicamente interés en ser candidato, es la figura que con más frecuencia aparece en las últimas semanas en las fotos de actos del PP madrileño. Una de estas imágenes ha sido la del acto de apoyo a los presos políticos venezolanos, convocado por el PP del Ayuntamiento de Madrid y en el que coincidieron González Terol con Adolfo Suárez Illana, José Luis Martínez-Almeida y una reaparecida Esperanza Aguirre.

No obstante, hay quien señala que su verdadero objetivo es hacerse con la presidencia del partido en la región. Un cargo que se elegirá en un congreso a celebrar tras las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019.

Precisamente Suárez Illana es uno de los nombres que se barajan en los conciliábulos populares como posible cabeza de lista al Ayuntamiento de Madrid. Él mismo, Javier Maroto y el actual portavoz, José Luis Martínez-Almeida, suenan con fuerza. Los dos primeros se prodigan en actos del PP de Madrid:Suárez ha estado en una conferencia sobre la Constitución organizada por Foro Madrid –el «think tank» de los populares en la región– el 20 de noviembre, firmando ejemplares de la Carta Magna con Almeida el 5 de diciembre, y en el acto en pro de los presos políticos de Venezuela mencionado antes. Maroto participa esta semana en dos copas navideñas en otros tantos distritos de la capital: Retiro y Salamanca.