El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, posa para ABC en la calle Mayor
El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, posa para ABC en la calle Mayor - JAIME GARCÍA
Entrevista ABC

Martínez-Almeida: «Ciudadanos evita ser impopular porque no es mayor de edad en política»

Quiere ser el candidato a la Alcaldía, sólo si Casado cree que es el idóneo. El líder municipal reivindica su labor en la oposición como arma para recuperar la confianza de los votantes de centro-derecha

MadridActualizado:

José Luis Martínez-Almeida (Madrid, 1975) es el «boxeador» de la Cámara madrileña. Este abogado del Estado, que colgó la toga en 2007 para dedicarse a la política -cuando Esperanza Aguirre lo reclamó para la dirección general de Patrimonio-, es el único concejal capaz de sacar de quicio al gobierno de Manuela Carmena con su elocuencia. No sigue ningún guión: todo el arsenal está en su cabeza. Martínez-Almeida es un hombre de equipo, que rema en la dirección de sus siglas -a las que su madre le afilió en cuanto cumplió 18 años-, pero al que no le cuesta reconocer en qué pudo errar el PP en los 26 años de mayorías absolutas. Quiere encabezar la lista a la Alcaldía en 2019, pero sólo si Pablo Casado cree que es la mejor opción. Desde Génova posponen el nombramiento de los candidatos un mes más. Mientras, el portavoz del PP en Madrid ya ha colocado en su despacho una cuenta regresiva hasta los comicios.

-¿A qué o a quién espera el PP para que se haya retrasado la fecha de la presentación de candidatos?

-El presidente Casado dijo claramente que antes de la convención nacional [fijada para enero] ya habría candidatos al Ayuntamiento. Y ese es el calendario que manejamos. No conviene apresurarnos por presiones externas de otros candidatos.

-¿Esa espera no debilita al futuro candidato del PP? Transmite la sensación de que no dan con la persona idónea para enfrentarse a Carmena.

-Nunca se han designado candidatos con tanta antelación en el PP en las últimas elecciones municipales. Lo importante es el proyecto, un proyecto ganador, y la guinda es el candidato.

-¿Estamos ante el candidato a la Alcaldía del PP?

-Esa es una pregunta que habría que hacerle al presidente del PP, que es a quien le corresponde decidir. Si el presidente confía en mí como candidato, sería un honor y haría todo lo posible por recuperar la Alcaldía, que creo que además la vamos a conseguir.

-¿Qué ha cambiado desde que no se pronunciaba sobre si quería ser el candidato a dar un paso al frente?

-Cuando cogí la portavocía, la situación del grupo era muy complicada, acababa de dimitir Aguirre, había que hacer una labor muy dura denunciando qué es lo que ha hecho mal Carmena, así como la de construir una alternativa. Entonces quedaba mucho tiempo para las elecciones y no convenía distraernos; no quería poner las aspiraciones personales por delante del proyecto. Pero creo que ya estamos en un momento en el que hay que despejar la incertidumbre.

-¿Por qué Casado debe elegirle?

«Andrea Levy ha estado muy presente en Madrid desde el principio, no sólo últimamente. Creo que sería un activo muy importante en cualquier lista electoral»

-Porque piense que soy el mejor candidato para recuperar la Alcaldía. Únicamente ese debe ser el criterio.

-¿Cómo podría combatir esa falta de proyección mediática que tiene?

-Esto no es un trabajo de nombres, sino de equipo. Y en ese equipo, si yo soy el candidato, creo que va a haber un nivel de conocimiento para poder optar a las elecciones con la razonable garantía de poder ganar. He recorrido la ciudad, los 21 distritos y los 131 barrios. Además, la marca del PP es muy importante en Madrid. Los madrileños saben que la punta de lanza frente a Carmena es el PP.

-¿A qué se debe la fuerte presencia de Andrea Levy en actos en Madrid?

-Desde que yo fui elegido portavoz, siempre ha apoyado a este grupo municipal. De hecho, en el primer gran acto que hacemos en Cibeles contra Puigdemont, Junqueras y Romeva, quien viene de la Ejecutiva Nacional del PP a apoyar a un portavoz recién elegido, que era yo, fue ella. Ha estado muy presente en Madrid desde el principio, no sólo últimamente. Además, creo que Levy sería un activo muy importante en cualquier lista electoral.

-En 2015, si el PP hubiera conseguido los 9.800 votos que se llevó Vox, podrían haber logrado la mayoría suficiente para gobernar. ¿Cree que les puede volver a perjudicar su auge?

-No. Aspiramos a ser la causa común del centro-derecha. Es cierto que hay una parte importante de los votantes de Vox que pueden venir de una cierta desafección al PP. Yo confío en que vamos a recuperar a esos votantes.

-¿Cómo?

-Diciéndoles que no se consigue echar a Carmena votando a Vox, sino al PP.

-Para atraer ese centro-derecha, ¿cómo van a quitar votantes a Cs?

-Hay que decirle a los madrileños que a Cs le es indiferente gobernar con Ángel Garrido que con Ángel Gabilondo. Es cierto que en 2015 se produjo una huida de votantes hacia Cs. Enarbolaron una serie de ideas que podrían ser atractivas. Cuatro años después, sabemos que votan mayoritariamente con Ahora Madrid antes que con el PP.

-¿Cómo tildaría la estrategia de Cs?

-No diría que son chaqueteros, pero sí diría que no son mayores de edad en política. Serlo implica tener ideas y valores claros, aunque eso algunas veces genere impopularidad. Y Ciudadanos evita ser impopular porque no es mayor de edad en política.

-¿Apoyarían a Villacís para evitar que Carmena volviese a gobernar?

-Nosotros seremos la lista más votada. Si no tenemos mayoría absoluta, seremos generosos con Villacís para que nos dé su apoyo.

-¿Y si Cs adelanta al PP?

-Es una hipótesis que no contemplo. Llevamos 30 años ganando en Madrid.

«Es cierto que una parte importante de los votantes de Vox pueden venir de una desafección hacia el PP, pero confío en que los recuperaremos en 2019»

-¿Cómo valora la «plataforma de electores» de Carmena?

-Es un blanqueamiento de su imagen, una nueva cortina de humo. Sabe que su gestión han sido cuatro años perdidos para Madrid. Pero no se resigna a engañar otra vez a los madrileños.

-¿Cree que no va a ser muy diferente del Ahora Madrid de 2015?

-No. Va a haber un porcentaje muy alto de concejales que va a repetir. Casi todos los de Podemos repetirán, lo que demuestra que es Podemos quién está detrás de Carmena. Pretende vender que su proyecto de ciudad se sustenta solo en ella. Y eso es un error grave.

-Pero en 2015 el PP hizo lo mismo con Esperanza Aguirre...

-La victoria del PP en Madrid no se soporta sólo sobre la figura de una determinada persona, sino en las políticas del PP después de tantos años.

-Hablando de Aguirre, la nueva Ejecutiva del PP en Madrid ha sumado nombres que tienen mucho que ver con su etapa. El presidente Garrido dijo que él «habría puesto a otras personas». ¿Comparte su opinión?

-Ángel Garrido tiene la legitimidad para decir que él no hubiera elegido a esas personas. Mi punto de vista en este tema es que son personas que tienen una larga trayectoria de trabajo en el PP y creo que están muy capacitadas para formar parte del Comité Ejecutivo regional. Creo que en este momento lo que tenemos que hacer todos es estar unidos.

-¿Se ha inmolado para ser candidato a la Presidencia de la Comunidad con este golpe sobre la mesa?

-No creo que se haya inmolado dando este presunto golpe encima de la mesa. Creo que es el presidente de la Comunidad, forma parte del Comité Ejecutivo regional y también, como todos, tiene el derecho a opinar.

-¿Cree que el PP en estos cuatro años de oposición se ha renovado lo suficiente como para volver a conectar con los madrileños?

-Es cierto que 26 años de gobiernos del PP en Madrid, con sus aciertos y errores (que el saldo sale positivo), podía propiciar un cierto distanciamiento. Si sucedió, lo hemos remediado en esos años de oposición. Estar en la oposición viene bien porque da perspectiva y genera cercanía con los ciudadanos. Los propios ciudadanos echan en cara que los concejales de Ahora Madrid, que venían, precisamente, a estar en la calle no lo están. A nadie le es ajeno que Manuela Carmena ha estado más veces en Nueva York, París o Barcelona que en Villaverde. Y eso no puede ser. Por eso digo que ahora estamos en mejores condiciones de ser gobernantes incluso que hace cuatro años.